La oposición resiste y se suma a la presión

Acompañarán el reclamo de los intendentes, aunque necesita mayoría para ratificar la ley
Con duras críticas, la oposición anticipó que resistirá en el Congreso la decisión del Gobierno, confirmada ayer por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, de vetar la ley que dispone la suspensión temporaria de retenciones agropecuarias en 37 distritos bonaerenses, aprobada la semana pasada por unanimidad.

A instancias de los legisladores opositores, un grupo de intendentes bonaerenses -enrolados en el Acuerdo Cívico y Social- se acercará mañana al Congreso para reclamar la vigencia de la ley, que beneficia a cientos de productores en los distritos afectados por la sequía. Sin embargo, difícilmente la oposición pueda revertir el veto presidencial: para ello, necesitará los dos tercios de los votos en ambas cámaras, y el oficialismo no está dispuesto a concedérselos.

"Adoptar una medida que le otorgue tratamiento diferencial a una región o provincia, sin ninguna causa que lo justifique, sería una acción tan discriminatoria como injusta", alegó el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner (Jujuy).

Con esta actitud, los legisladores del oficialismo volverán sobre sus pasos para enmendar el "error" que habían cometido la semana pasada, cuando, al parecer, por un descuido, aprobaron el proyecto de ley del diputado Francisco de Narváez (Unión Pro), que establecía la suspensión de las retenciones en distritos que están en emergencia agropecuaria, entre otros beneficios.

"Es otra gran irresponsabilidad del Gobierno, que sólo quiere tener de rodillas al campo", enfatizó el jefe del radicalismo, Gerardo Morales.

De Narváez enfatizó que "sería un acto autoritario" por parte de la presidenta Cristina Kirchner si vetara la ley. "Veo acá la mano de Néstor Kirchner en su cruzada ideológica incomprensible contra el campo", sostuvo.

Falta de voluntad

En similar sentido se expresó el ex gobernador Felipe Solá, al plantear que este problema "se podría solucionar perfectamente si en el Gobierno tuvieran buena voluntad, pero no tienen ninguna voluntad". El jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi (FPV-Santa Fe), cuestionó con dureza a De Narváez. "Actúa de mala fe y traiciona la ética parlamentaria", asestó.

Rossi explicó que aquella tarde del miércoles 5 pasado, los distintos bloques habían convenido aprobar declaraciones de emergencia en diversas zonas del país, pero ninguna de ellas debía asignar partidas presupuestarias ni fomentar beneficios impositivos que entraran en contradicción con la ley marco de emergencia agropecuaria. "Nosotros aceptamos el error de no haber excluido el artículo sobre suspensión de retenciones en la emergencia bonaerense, pero los autores del proyecto, en lugar de advertir el error, ocultaron de manera engañosa una excepción discriminatoria e injusta", sostuvo.

En el Senado hay varias teorías sobre por qué el oficialismo dio luz verde a la polémica ley. Hay quienes apuntan que, en realidad, no repararon demasiado en el proyecto, pues acababa de ser aprobada por unanimidad en Diputados. Otros sostienen que, en realidad, algunos senadores se percataron de los beneficios a Buenos Aires, pero los dejaron pasar para no pagar el costo político de cajonearla, máxime en un tema tan delicado sobre retenciones.

El conflicto

* Supuesto consenso . El proyecto de emergencia agropecuaria se votó por unanimidad en las dos cámaras del Congreso.

* Sorpresa . El jueves, tras la sanción en el Senado, la oposición celebró que se hubieran rebajado o suspendido retenciones a los productores de 37 municipios bonaerenses. El oficialismo dijo que fue "un error".

* En juego . Lo que está en debate es el destino de unos 3000 millones de dólares en impuestos.

* Reacción . Los legisladores oficialistas acusan a la oposición de haber "escondido" el artículo en discusión.

Comentá la nota