La oposición se resignó y no habrá autoconvocatoria

El fervor de los primeros días de enero, sólo sirvió para arrancar a unos cuantos legisladores de sus vacaciones en la costa. La idea de la oposición de una autoconvocatoria para tratar el DNU de Cristina que autorizaba la creación del Fondo del Bicentenario, quedó desterrada.
Aunque durante los momentos más calientes de la pulseada por el control de los fondos del Banco Central, la oposición aseguraba que se autoconvocaría a sesiones extraordinarias, la iniciativa perdió fuerza en los tire y afloje con el oficialismo. Con Martín Redrado fuera de la entidad y la Justicia de por medio, ya nadie piensa en tratar el DNU en el Parlamento antes de marzo.

Más tranquilos y avanzado el escándalo del BCRA, los legisladores de la oposición presentaron una carta al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, para que convoque a sesiones extraordinarias. El legislador kirchnerista hizo las gestiones, pero desde Olivos cortaron cualquier posibilidad de negociación. La respuesta no se hizo esperar: la única con atribuciones para convocar a extraordinarias es la Presidenta, quien, claramente, no lo iba a hacer.

Fue el jefe del bloque de Diputados, Agustín Rossi, quien tomó la voz cantante: "La decisión de la Presidenta es que el decreto de necesidad y urgencia se trate en el período de sesiones ordinarias a partir del 1° de marzo".

Llamar al Congreso en tiempos de receso y ceder al reclamo de la oposición no era sólo un problema de imagen política. El oficialismo apunta a que sea el Senado el que primero se expida sobre el DNU. Es en la Cámara Alta donde al kirchnerismo le dan mejor los números: con 35 legisladores en su bloque, solo le restaría convencer a dos Senadores para lograr la aprobación y echar mano a las reservas.

La oposición, en cambio, buscará ganar en Diputados, donde el oficialismo quedó en desventaja después de las elecciones del 28 de junio. Por eso, apurarán a Fellner para tratar el DNU y sentar precedente para la discusión en el Senado. La misma presión, pero del oficialismo, sentirá Cobos en Senadores. Para ser operativo, el DNU sólo necesita la aprobación de una de las Cámaras.

Comentá la nota