La oposición reclamó un lugar en la discusión económica y social

Dirigentes del Acuerdo Cívico fueron recibidos en la Rosada para hablar de la reforma política. Y pidieron sumarse al Consejo Económico y Social, junto a los empresarios y los gremios. Randazzo prometió llevarle la iniciativa a la Presidenta.
El Gobierno abrió ayer el diálogo político con la oposición al recibir en la Casa Rosada a representantes de los partidos que integran el Acuerdo Cívico y Social. El anfitrión fue el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y ninguna de las partes se salió del guión anunciado: el oficialismo se centró en su proyecto de reforma política -motivo de la convocatoria- mientras radicales, cobistas y socialistas dejaron en la mesa sus inquietudes sobre todos los temas de la agenda política, económica y social. Formalmente plantearon que se les haga un lugar en la mesa del Consejo Económico y Social, de la que participan Gobierno, empresarios y gremios.

La reunión duró más de dos horas. Al término, Randazzo la calificó de "positiva" y dijo estar "optimista" por el resultado del inicio del diálogo, que seguirá en las próximas semanas con otras fuerzas políticas.

Por el Acuerdo Cívico y Social se sentaron con Randazzo en la larga mesa del Salón Norte, los radicales Gerardo Morales, Hipólito Solari Yrigoyen, Oscar Aguad y Ernesto Sanz; los socialistas Silvia Augsburger, Carlos Roberto, Antonio Bonfatti, Miguel Lifschitz y Juan Carlos Zabalza; el cobista Daniel Katz y Margarita Stolbizer, por la Coalición Cívica. Elisa Carrió, mantuvo su negativa a participar, y continuaron las diferencias en este espacio (ver página 4).

Al salir de la Casa de Gobierno, en la vereda los referentes opositores relataron los pormenores: "Randazzo no objetó que se le presentara ningún tema", destacó Solari Irigoyen y evaluó: "Nos escucharon, ahora quedan expectativas". El diputado Aguad sostuvo que "el ministro nos pidió paciencia, se le puede abrir un pequeño crédito al Gobierno".

Entre los temas planteados se destacaron la preocupación por la pobreza y la caída del empleo, la necesidad de políticas de mediano plazo para productores agropecuarios, la inconveniencia de que siga el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y recuperar la "credibilidad" del INDEC.

Los socialistas hicieron un fuerte énfasis en la cuestión social, y Stolbizer planteó "trabajar en un acuerdo" para luchar contra la pobreza. Aguad advirtió de problemas económicos graves y señaló desde la pérdida de empleos hasta la fuga de capitales.

"No queremos cogobernar", aclaró Morales, senador y titular de la UCR, a Randazzo. Y pidió que el Gobierno tuviera "claridad" para expresar en debate.

"¿Qué nos vamos a llevar de esta reunión?", le preguntó Aguad al ministro. "Es la primera, vamos a escuchar a todos los partidos y les pedimos un voto de confianza", dijo receptivo Randazzo, que si bien no respondió las inquietudes "fuera de la agenda" propuesta por el Gobierno, se comprometió a transmitirlas a la Presidenta.

Cristina estaba en la Casa Rosada y aunque la agencia oficial Telam informó que podía pasar a saludar, no fue al Salón Norte.

Del lado del oficialismo, se insistió en la necesidad de la reforma política para establecer doble turno electoral con primarias abiertas, simultáneas y obligatorias. Se proyectó un power point con un esquema para la ronda de diálogo, que culminaría en septiembre con una ronda técnica.

Ayer fue la primera vez en seis años de kirchnerismo que la oposición pisó la Casa Rosada convocada a un diálogo. Este giro de Cristina y Néstor Kirchner es consecuencia de la derrota en las legislativas del 28 de junio, que operó un cambio en las relaciones de poder, y de la necesidad del oficialismo de apuntalar la gobernabilidad para los dos años y medio que le quedan a Cristina.

A la propuesta oficial de reforma política y la ronda de conversaciones con la oposición, se sumaron otras acciones, como la cena que quiso ser anteanoche secreta en la Casa Rosada, con representantes de la industria, las finanzas, el comercio y la CGT. Allí el Gobierno dijo además que convocará al campo y al Consejo Económico y Social, del que la oposición ahora busca ser parte.

Comentá la nota