La oposición rechazaría la concesión de la terminal a TEBA

La concesión de la nueva terminal de ómnibus a la empresa TEBA SA podría definirse durante la sesión de mañana en el Concejo Deliberante.
Según pudo averiguar Frente a Cano, todos los bloques de la oposición se unirían para rechazar el decreto firmado por el intendente Cristian Breitenstein, que recomienda otorgar la explotación del edificio a la empresa que actualmente opera la terminal de Retiro.

Si bien en su momento los presidentes de los bloques de la Coalición Cívica (Elisa Quartucci), el FPV (Esteban Obiol) e Integración Ciudadana (Norberto Martínez) habían adelantado en nuestro programa radial que devolverían el expediente sin tratarlo, cambiaron de opinión y lo tratarán en el recinto.

El bloque mayoritario (UCR) no votaría a favor ni en contra. "Vamos a devolver el expediente al Ejecutivo porque entendemos que no se trata de un servicio público", adelantó el edil Roberto Ursino en el programa Otro Día, que se emite por Radio Universal. De todas formas, dijo que mañana se reunirán con sus pares para terminar de definir su posición. En caso que la discución llegue al recinto, la opinión del radicalismo será determinante, ya que si acompañan la postura del oficialismo, se conseguiría el número necesario para aprobar la concesión.

Lo cierto es que si la operación es considerada como un "servicio público", como lo dieron a entender varios funcionarios comunales y concejales oficialistas, la explotación debería ser aprobada obligatoriamente por el Deliberativo.

Es decir, si el Concejo rechaza la posición del intendente, no se podría otorgar la concesión por decreto.

¿Por qué lo rechazarían?

Básicamente las consideraciones de los ediles que están en contra de entregar la concesión de la terminal a TEBA se basan en dos puntos: los malos antecedentes de la empresa y la cifra que ofrece por el alquiler del edificio ($5500 mensuales).

Sobre el primero de los puntos, los ediles tuvieron en cuenta los informes de la Auditoría General de la Nación, que cuestionó duramente a la empresa por la prestación de su servicio en la terminal de Retiro.

Entre los puntos salientes, informaron que TEBA tiene una deuda de $40 millones con el Gobierno en concepto de cánon y que la prestación brindada es "deficiente".

Sobre el dinero que la empresa se ofreció a abonar por el alquiler del edificio, desde el FPV aseguraron que se trata de un monto "irrisorio".

En contrapartida, desde el oficialismo dijeron que no importa tanto el cánon mensual, sino que se deben tener en cuenta las obras que la prestataria planea realizar durante su concesión.

Comentá la nota