La oposición rechaza el apuro oficialista para aprobar la ley

El kircherismo no logra sumar consenso para votar el proyecto antes del recambio.
"Adentro ni siquiera quedó el peronismo, porque los disidentes no están: únicamente el kirchnerismo". Mientras los senadores de la oposición dejaban el plenario, el radical Roy Nikisch resaltó el hecho como un símbolo de lo que generó las críticas más fuertes en el tratamiento de la reforma política: el avance del oficialismo para sancionarla sin consenso.

"No estamos dispuestos a que nos lleven a los empujones. Si no se van a aceptar cambios, estamos de más en este plenario", anunció el radical Gerardo Morales, titular del partido, luego de que el oficialismo no le aceptara un "compromiso" para establecer una agenda de debate y aprobar la reforma "a más tardar en abril".

El apuro del kirchnerismo por emitir el dictamen en el primer y único día de plenario impidió a los bloques opositores proponer modificaciones, por lo que lo harán en la sesión de la próxima semana. El radicalismo presentó diez propuestas "no consideradas por el oficialismo" -se encargaron de remarcar-, entre ellas la inclusión de la boleta única, la autarquía financiera de la Cámara Nacional Electoral, que en las internas únicamente participen los afiliados, la titularidad de las bancas para el partido, sanciones para evitar las candidaturas testimoniales, mayor regulación de la publicidad oficial y sumar la adhesión de las provincias, para terminar con las reelecciones indefinidas y las leyes de lemas.

"A esta reforma la palabra política le queda grande, porque es simplemente electoral y sin consenso, para que el PJ resuelva su interna", aseguró Ernesto Sanz, e insistió en que intentarán arrebatarle la presidencia provisional del Senado al kirchnerismo: "Hace tiempo venimos aguantando la agenda unilateral del Gobierno".

La peronista disidente Sonia Escudero consideró una "traición" el apuro por convertir el proyecto en ley antes del recambio legislativo. "(Florencio) Randazzo había prometido que iba a tratarse en el próximo Congreso, algo que sostuvo el senador (Miguel) Pichetto hasta la semana pasada". Desde ese sector apuntaron como propuestas la creación de una autoridad electoral independiente, la prohibición de actos de gobierno durante toda la campaña y la boleta única, entre otras.

Representantes de otras fuerzas también pronunciaron fuertes críticas. "El Gobierno equivoca el camino con este tratamiento, esta ley nace muerta porque no tiene consenso", cuestionó el socialista Rubén Giustiniani. Y Samuel Cabanchik, de Probafe, calificó de "aberrante" la metodología kirchnerista: "Son los salvadores de la Patria, que nos dicen lo que hay que hacer. Si esto termina como el 2001, se van a tener que hacer cargo".

En la sesión de la semana próxima, más allá de las modificaciones al proyecto, la oposición volverá a cuestionar el "tratamiento exprés" impuesto por el oficialismo. Morales, incluso, admitió que "discutimos la metodología, porque en líneas generales la UCR está de acuerdo".

En el apuro por sancionar la reforma política antes del recambio, el kirchnerismo se quedó solo.

Comentá la nota