La oposición reaccionó con estupor y muchas dudas

Dirigentes opositores de la provincia de Buenos Aires no dudaron en calificar de "muy grave" el asalto sufrido por la secretaria de Derechos Humanos, Sara Dorotier de Cobacho, aunque tuvieron miradas bastante distintas a las del oficialismo sobre el episodio que sucedió el miércoles pero trascendió públicamente ayer.
"Sea cual fuere la motivación del robo, muestra la desprotección que tenemos los demás, porque si les roban a los funcionarios de Scioli en sus propias oficinas, o sea en su cara y en la casa, nos deja a todos los demás en una situación de absoluta vulnerabilidad", aseguró a LA NACION la diputada nacional de Generación para un Encuentro Nacional (GEN), Margarita Stolbizer.

Por su parte, el vicepresidente de la Cámara de Diputados bonaerense y referente provincial de Pro, Jorge Macri, prefirió acusar al gobernador Daniel Scioli de "victimizarse" y eludir su propia responsabilidad en la falta de seguridad que padece la provincia.

"Que esto pueda pasar en una oficina pública y que alguien se anime a hacerlo significa que el gobernador no puede dar ni garantías de seguridad en el marco de lo público", planteó el diputado Macri. Y añadió: "Scioli se victimiza y siempre pone la responsabilidad afuera, como cuando denunció que los asesinatos son un complot o culpó a los productores por las inundaciones", comparó Jorge Macri, el primo del jefe de gobierno porteño y líder de Pro a nivel nacional, Mauricio Macri.

Para el diputado de la Coalición Cívica, Juan Carlos Morán, "hay que investigar con profundidad hasta las últimas consecuencias y determinar si fue un hecho de inseguridad o un episodio mafioso" el asalto sufrido por la secretaria de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

De todas maneras, Morán pidió determinar qué pasó con la seguridad dentro de la dependencia pública.

Comentá la nota