La oposición quiere tratar las retenciones en el Congreso

La oposición quiere tratar las retenciones en el Congreso
Después del acuerdo con el Gobierno, la Mesa de Enlace se reunió con el PJ disidente y el macrismo. Buscan apurar un proyecto para bajar los derechos de exportación. La UCR y Carrió pidieron una sesión especial para tratar el tema.
Como le habían anticipado un día antes a la Presidenta, los máximos dirigentes del campo llevaron ayer al Parlamento sus reclamos para que bajen las retenciones a los granos y la oposición se comprometió a apurar el debate de una ley que solucione el tema. La primera línea de la Mesa de Enlace mantuvo una reunión en el Congreso con diputados del macrismo y del peronismo disidente, donde explicaron detalles de los acuerdos sectoriales que firmaron el martes con el Gobierno, tras el encuentro en el Ministerio de la Producción al que se sumó sorpresivamente Cristina Kirchner. Los ruralistas también confirmaron que la Presidenta les transmitió su negativa a tocar las retenciones a la exportación de granos -eje del conflicto con el campo- y que en ese momento Mario Llambías, de CRA, le adelantó que los ruralistas buscarán la vía legislativa.

A la reunión no fueron invitadas otras fuerzas opositoras que la semana pasada compartieron una audiencia pública con los ruralistas, en el Senado. Aunque previamente representantes del PJ rebelde y de PRO habían acordado con otros bloques, entre ellos la UCR y la Coalición Cívica, la elaboración de un proyecto conjunto que satisfaga las demandas del campo.

Los lineamientos que analizaban los opositores que integran la Comisión de Agricultura son la eliminación total del derecho de exportación para el trigo y el maíz y una segmentación para la soja y el girasol, que beneficie a los productores más chicos.

Con todo, existen divisiones en el arco anitkirchnerista sobre los tiempos de la estrategia parlamentaria. Poco antes del aterrizaje de la Mesa de Enlace en el despacho del adolfista Luis Lusquiños, los jefes de la Coalición Cívica y de la UCR, Elisa Carrió y Gerardo Morales, anunciaron desde la misma Cámara de Diputados que sus bloques pedirán una sesión especial para que las retenciones se traten la semana próxima ( ver página 7). Pero el PRO y el peronismo disidente adelantaron que no irán, al tiempo que propusieron preparar una convocatoria conjunta para el momento en que la oposición se encuentre en mejores condiciones de disputarle la mayoría al kirchnerismo.

Felipe Solá, referente del PJ disidente, expresó la molestia del sector por la actitud de Carrió y Morales. "Nos invitan a discutir un proyecto común y después piden una sesión sin consultarnos", se quejó. Al concluir el encuentro con la Mesa de Enlace, el ex gobernador bonaerense explicó que "coincidimos en una agenda legislativa que contremple la emergencia agropecuaria, las carnes y las retenciones".

En el encuentro estuvieron, además, los peronistas Francisco De Narváez, Jorge Sarghini, Jorge Villaverde y Enrique Thomas, además de los macristas Federico Pinedo, Christian Gribaudo y Esteban Bullrich, entre otros.

Eduardo Buzzi, de la Federación Agraria, dijo a la salida que "venimos al Parlamento a buscar soluciones estructurales para el campo" .Y admitió que "las bases nos presionan porque no confían en que el Gobierno".

Buzzi y Llambías fueron los que más críticas recibieron desde sectores de sus entidades por firmar el acuerdo con el Ejecutivo.

Menos resistencias encontraron en sus bases Hugo Biolcati, de la Sociedad Rural, y Carlos Garetto, de Coninagro. "El conflicto no se solucionó, pero se dio un paso en el sentido correcto" , dijo Biolcati para justificar el acuerdo.

Comentá la nota