La oposición quiere que Jaque revele los números "reales" de la Provincia.

El cobismo, el radicalismo y el PD dicen que están dispuestos a autorizar un nuevo endeudamiento para mejorar la crítica situación financiera provincial. Pero ponen como condición conocer los datos oficiales.
La Legislatura es la encargada de autorizar al Ejecutivo a endeudarse y debe hacerlo con mayoría especial, es decir dos tercios de los votos.

Y ahora que desde el oficialismo admitieron que es probable que se pida dinero prestado para hacer frente a la crisis, diputados y senadores de la oposición harán valer el poder que les da su mayoría legislativa para conocer a ciencia cierta el estado financiero de la Provincia. Argumentan que el Gobierno oculta datos por no mencionar la desconfianza que merecen los números que están en danza.

El déficit es un hecho y el panorama previsto por los responsables de Hacienda y por varios economistas para lo que resta del año es más que desalentador. El problema, coinciden los legisladores, es que todos parecen haberse dado cuenta después de las elecciones del mal estado de las cuentas provinciales, cuando la mayoría había advertido este escenario a fines de 2008 en el tratamiento del presupuesto al que calificaban como "sobreestimado".

Por este motivo, los partidos con representación parlamentaria explicaron que -a priori- no se opondrían a dar autorización al Ejecutivo para que tome deuda porque entienden que Mendoza debe intentar seguir su marcha a pesar de la crisis. No obstante, advierten que el crédito es sólo una de las herramientas posibles a la hora de plantear medidas de salvataje financiero.

Ni lerda ni perezosa, la oposición -fortalecida por el resultado electoral- no sólo pide conocer los números "reales" y las proyecciones que realiza el Ministerio de Hacienda tanto para la Provincia como para los municipios sino que también reclama -por un lado- que la Nación envíe las partidas prometidas antes de las elecciones para completar obras, así como que rinda lo realmente ejecutado hasta el momento en materia de obra pública.

La manera en que se han distribuido los recursos por las leyes de emergencia sanitaria y en seguridad es otro de los puntos que los legisladores pretenden comenzar a controlar (algo que la ley establece) apenas comiencen sus actividades la semana que viene. Del mismo modo, se pedirán informes sobre el estado y destino del Fondo Anticíclico (los ahorros de la provincia) debido a que la semana pasada se habló de la posibilidad de utilizarlo para gastos corrientes.

El cobismo, además, pretende volver a pedir lo que hace tiempo está reclamando. Es decir, una nueva ley de coparticipación municipal.

"No es una condición ni nada por el estilo sino que, si vamos a discutir sobre la situación del financiamiento provincial es necesario poner todo sobre la mesa y saber por qué las comunas están como están", advirtió el diputado Andrés Marín -presidente del bloque de Confe y uno de los principales impulsores de revisar el modo en que se reparte el dinero.

Cuentas claras

La oposición acepta la responsabilidad que le toca a la hora de autorizar o no un endeudamiento pero, a cambio, reclama "información cierta" y oportuna. "Hay que recrear la confianza en los números de la provincia", advirtió la diputada radical Liliana Vietti quien recordó que el presupuesto 2008 fue subestimado mientras que en el de 2009 se agrandaron los recursos posibles, cuando la crisis internacional y nacional ya eran una realidad.

Con una idea similar, el diputado demócrata Alberto Sánchez planteó saber cuál es la proyección que hace el ministerio así como el plan de ajuste previsto para paliar la baja recaudación. Así, el senador cobista Sergio Moralejo adelantó que pedirán que el ministro de Hacienda, Adrián Cerroni, explique en la comisión correspondiente el estado de las finanzas públicas . En tanto, la senadora del ARI, Alejandra Naman, reclamó estadísticas confiables.

"No es menor que la oposición pida información ya que el Ejecutivo debe volver a ganar la confianza de los legisladores que son los responsables de autorizar o no un endeudamiento", apuró Vietti y agregó que el Ejecutivo debe acudir a la Casa de las Leyes con un proyecto concreto para su discusión. La diputada apuntó a la necesidad de conocer los números finos para plantear las estrategias posibles.

En general, los legisladores coinciden con Naman al asegurar que no pretenden dejar al Estado sin dinero debido a que es importante mantener las fuentes de trabajo, pero creen que es preciso estudiar los montos, los créditos posibles y sus correspondientes costos así como el número real al que asciende el déficit. A eso, Sánchez aclaró que no aceptarán deudas para pagar gastos corrientes.

De este modo, y más allá de la agenda legislativa que pretenda plantear el Ejecutivo, la discusión de los números y una pronta resolución al respecto aparecen los principales temas a discutir a partir de la semana próxima, cuando la Legislatura vuelva a abrir sus puertas.

Comentá la nota