La oposición quiere intimar para que se conteste pedidos de informes

La polémica ya lleva casi tres años. Desde el bloque de la oposición se insiste que el Ejecutivo no ha respondido y analiza intimar vía carta documento y hasta llegar a una denuncia penal por incumplimiento de los deberes de funcionario.
La polémica data casi de tres años, cuando el Ejecutivo debió subir al recinto para dar explicaciones -vía interpelación- por la concesión del Hipódromo y presuntas irregularidades que se habían denunciado. Pasó el tiempo y siempre quedaron pendientes respuestas que no llegaron, o al menos no con el detalle que se exigía desde la banca opositora.

Un reciente dictamen del área provincial a cargo de los hipódromos, a propósito de un planto de un particular, habría renovado aquellos aires de duda que los ediles justicialistas mantienen sobre la administración del circo hípico y, especialmente, del poder de contralor como poder concedente, del Ejecutivo municipal.

En consecuencia, el concejal Carlos Mansilla y compañía han renovado ánimos para insistir sobre un eterno litis que hace ya no sólo a la responsabilidad sobre el predio de Villa Aguirre, sino a lo que consideran "nula voluntad" para intervenir y hacer cumplir las obligaciones que le confiere el poder concedente para controlar la actividad.

Según dejaron trascender desde la oposición, al no contestar los pedidos de informes (a más de dos años y medio) de aquella interpelación, se está analizando enviar una carta documento para intimar a que el Ejecutivo conteste. De no hacerlo, ya se estaría elaborando un planteo en la justicia penal.

Los argumentos de la oposición se cimientan en que un reciente dictamen provincial deja en claro -a criterio del justicialismo- que el municipio está habilitado para intervenir en asuntos que atañen a la concesión.

Específicamente, los argumentos provienen de un episodio conocido como caso Cuenca, cuidador de caballos que viene protagonizando un largo litigio con el Hipódromo local a partir de una polémica carrera y, además, por no poder ingresar al predio.

Es más, Cuenca inició acciones legales por daños y prejuicios, y la demanda no sólo apunta a la empresa concesionaria del predio, sino también al municipio. De allí la oposición se toma para entender sobre la responsabilidad de la comuna que, desde el oficialismo, se empecina en desacreditar.

Básicamente la nueva intimación al Ejecutivo tiene que ver con dos expedientes, que versan sobre los fondos recaudados en la inauguración del predio como la utilización del fondo turístico.

De no recibir respuesta, ya se alude a denunciar el caso penalmente por incumplimiento de los deberes de funcionario.

EL OFICIALISMO MINIMIZA

Consultados algunos integrantes del Ejecutivo como del deliberativo del oficialismo, se excusaron de referirse a un asunto que, según indicaron, no tiene la mayor importancia.

Para el radicalismo es un tema menor, por lo que dieron al asunto por terminado una vez realizada la interpelación hace casi tres años. De lo contrario, indicaron, que Mansilla y compañía hagan lo que entiendan que tienen que hacer bajo su responsabilidad.

Comentá la nota