La oposición quiere eliminar los "superpoderes" del gobernador

La oposición política decidió aprovechar los vientos que soplan a nivel nacional para que en la provincia se aplique una lógica parecida respecto de los mentados "superpoderes" con que cuenta el Ejecutivo.
Por eso impulsarán una vez más, aunque esta vez con más fuerza y a través de un proyecto de ley concreto, la derogación de la ley complementaria a la de Presupuesto, que es la que habilita reestructuras de acuerdo al antojo del oficialismo.

El diputado socialista Adrián Peppino fue vocero de esa idea del bloque del Frente Pampeano: "Año a año se refuerza este planteo desde la oposición; es una delegación de facultades legislativas al Ejecutivo para reestructurar discrecionalmente partidas del Presupuesto. Porque cada año nos damos cuenta de que el proyecto de Presupuesto que debatimos finalmente no tiene nada que ver con la cuenta de Inversión".

"Las administraciones provinciales han hecho un abuso de estas facultades, con dos o tres decretos diarios reestructurando partidas", se quejó en "Plan B".

A criterio del legislador socialista, "todo queda tergiversado por la existencia de esta ley complementaria, esta facultad discrecional y el uso que hacen los gobernadores".

Peppino planteó que "en estas condiciones no tiene demasiado sentido debatir el Presupuesto, se torna totalmente intrascendente, porque el Presupuesto es un dibujo. Nunca el justicialismo, que ha gobernado la provincia todos estos años, ha planteado la posibilidad de atenuar estas facultades. Nosotros decimos que hay que derogar la ley".

En ese sentido consideró "oportuna la decisión del Gobierno Nacional de dar la discusión (sobre este mismo tema) en el Congreso y ese gesto debería imitarse en La Pampa".

El diputado insistió en que "hay que derogar los superpoderes, no tienen justificación alguna, es una ley del ’92, una coyuntura particular, en el marco de la hiperinflación, con una crisis importante, durante un gobierno también particular. Hoy no tiene sentido".

Además, apuntó que "la vigencia de esta ley disimula la improvisación del Ejecutivo, la falta de planificación. Llegado el caso, además, ¿cuál sería el inconveniente para resolver partidas especiales o reestructuras para atender situaciones de urgencia?".

Comentá la nota