La oposición quiere conocer los números del BCRA

La oposición quiere conocer los números del BCRA
Después de muchos tironeos con el kirchnerismo –que a toda costa intentó impedir las deliberaciones–, los diputados opositores de la comisión de Finanzas delegaron en Alfonso Prat Gay, su titular, la confección de un temario de trabajo. Quieren citar al titular del Banco Central para que los ponga al corriente de la política monetaria y les entregue estadísticas fehacientes sobre el nivel de las reservas de libre disponibilidad. A pesar de que en algún momento Federico Pinedo propuso que el tema se votara para evitar el largo desgaste que el oficialismo le estaba ocasionando a la sesión, finalmente la decisión se terminó consensuando.
La larga discusión reglamentaria encubrió la pulseada que los dos sectores mantienen desde que Cristina Fernández dejó en claro que se refugiará en los DNU, sin convocar a sesiones extraordinarias. La oposición le respondió diciendo que no descartaba autoconvocarse. Ése fue el tema central detrás de cada una de las chicanas a las que recurrieron el kirchnerismo y la oposición.

Ni bien Prat Gay terminó de leer el temario sesión, la kirchnerista de Formosa María de la Rosa descalificó el encuentro definiéndolo como "una reunión social". El ultrakirchnerista Carlos "Cuto" Moreno se encargó de dejar en claro las intenciones del oficialismo. "Podríamos no estar acá. Nuestra presencia avala la discusión política ya que tenemos voluntad de discutir todos los temas", destacó luego de calificar a la sesión como "un hecho inédito" porque el Ejecutivo no había convocado a extraordinarias y por lo tanto las deliberaciones no podían concluir en un dictamen.

La oposición admitió ese obstáculo pero destacó que eso no les impedía funcionar y hasta pedir informes. De ahí surgió la idea de llamar al titular del Central. Con todas las letras los opositores pusieron en duda que el monto que el Gobierno admite de reservas sea en realidad el declarado.

La pulseada es un avance de lo que sucederá en el período ordinario. El Gobierno intenta evitar al Congreso. Sólo recurrirá a él cuando –presión mediante– logre que los gobernadores influyan sobre los parlamentarios y le garanticen una mayoría.

Comentá la nota