La oposición la quería ver en China

La oposición la quería ver en China
Para Duhalde fue "innecesario", para Macri "poco afortunado" y para Solá "un papelón internacional". Con excepción de Carrió, la oposición se mostró en contra de la decisión presidencial de suspender la gira por China.
La decisión de Cristina Fernández de suspender su viaje a China para no dejar al vicepresidente Julio Cobos a cargo del Poder Ejecutivo durante diez días levantó críticas por parte de la oposición. Tanto el jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri como el ex presidente Eduardo Duhalde y los diputados Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica) y Felipe Solá (peronismo disidente) salieron a manifestarse en contra de la cancelación, a la que calificaron de "poco afortunada", "innecesaria", "triste" y "muy grave". Sólo Elisa Carrió, que disputa con el mendocino la precandidatura presidencial en 2011, reconoció que la decisión de la Presidenta fue "prudente". Por su parte, el jefe de Gabinete Aníbal Fernández justificó la suspensión del viaje, ya que Cobos "siempre pone palos en la rueda" y el rol de la Presidenta es "asegurar el funcionamiento de las instituciones".

Mauricio Macri dijo que la decisión de Cristina Fernández es "poco afortunada". China es "el gran aliado estratégico para el país para los próximos años", por su "capacidad de fabricar infraestructura a mayor velocidad y menor costo en el mundo, como caminos y túneles", indicó el empresario, que recordó: "Lo primero que hice yo cuando asumí como jefe de Gobierno porteño fue viajar a China". En tanto, el ex presidente Eduardo Duhalde consideró "innecesaria" la medida, ya que "un vicepresidente en ejercicio no puede firmar decretos porque necesita refrenda, es decir, la firma de otro ministro". En declaraciones radiales, Duhalde consideró que estas "actitudes de agresión" terminan por beneficiar a Cobos.

El diputado de la Coalición Cívica y ex presidente del Banco Central Alfonso Prat Gay, consideró "triste y una exageración" que se haya cancelado el viaje presidencial. "Me parece que Cristina está montando una situación para trasladarle toda la presión al vicepresidente –denunció el economista, que forma parte de la Comisión Bicameral que debe aconsejar a la presidenta sobre la remoción de Martín Redrado–. Como ha sido habitual en todo este período, termina perdiendo Argentina porque el viaje a China podría haber sido importante y terminamos embarrándolo con cuestiones domésticas creadas por la propia Presidenta."

El titular del bloque de diputados del Peronismo Federal, Felipe Solá, calificó la decisión como "un papelón internacional" y "una noticia muy triste", y señaló que la Presidenta "comete graves errores porque gobierna de manera impulsiva", además de apoyar a Cobos en su decisión de mantenerse en su cargo. "No ir a China es un papelón internacional, es muy grave –insistió el ex gobernador bonaerense–. Es una chicana lamentable y ésta no es la forma de manejar el país. Hacer esta comedia con el interés estratégico de la Argentina es gravísimo."

Quien dio la nota fue Elisa Carrió, la única opositora ayer que evaluó positivamente la decisión presidencial y calificar como "prudente" el cambio de planes. "Me parece prudente la decisión de la Presidenta de postergar su viaje", aseguró la diputada, que disputa con Julio Cobos la candidatura presidencial de cara al 2011. La chaqueña, de todas formas, atacó al Gobierno al asegurar que ella "nunca hubiera designado como vicepresidente a Cobos" y que el conflicto actual es un boomerang provocado por el Gobierno (ver página 5).

Desde el Gobierno, el jefe de Gabinete Aníbal Fernández salió a defender la medida argumentando que el vicepresidente "cada vez que puede se opone a las medidas del Gobierno", por lo que sería imprudente dejarlo a cargo del gobierno durante diez días. "Si siempre pone palos en la rueda, por qué creerle en esta oportunidad", se preguntó el funcionario, que concluyó asegurando que la Presidenta tomó esa decisión "para asegurar el funcionamiento de las instituciones".

Comentá la nota