La oposición se planta y rechaza que se hagan obras sin licitación

Es la iniciativa más cuestionada del combo de tres leyes anticrisis que el Gobierno envió el martes a la Legislatura.
No habrá chance ni para la discusión: los legisladores de la oposición ya adelantaron que no darán permiso al Ejecutivo para que adjudique obras saltándose los procesos de licitación. Tampoco dirán que sí a la posibilidad de que empresas que no se encuentren inscriptas en el Registro de

Antecedentes de Constructores de Obras Públicas (RACOP)puedan acceder a la construcción de las obras. Tanto para demócratas, como para radicales y cobistas, esto es decididamente imposible.

Si bien desde las tres bancadas el no es rotundo, los más reacios a dar luz verde al proyecto del Ejecutivo son los demócratas. El presidente del bloque, Alberto Sánchez, dijo sin vacilaciones: “Si quieren darle tratamiento a la ley en

la próxima sesión, no hay problema. Nosotros la vamos a votar en contra ahora o en febrero”.

Al parecer, el oficialismo ya está esperando una respuesta de estas características, por lo que ha convocado a una reunión el lunes con senadores y diputados para tratar este proyecto, y estaría dispuesto a realizar cambios en el proyecto, si fuera necesario.

La idea del Gobierno es que salga antes de que la legislatura comience su receso de verano, lo que ocurrirá a partir del lunes 12. El apuro se debe a que el gobernador quiere contar con esta posibilidad cuanto antes, a fin de

concretar rápidamente y sin obstáculos burocráticos la construcción de grandes obras de infraestructura, como una de las medidas anticrisis. Se sabe que estimular la obra pública es una de las herramientas con las que el Estado puede combatir certeramente la recesión, ya que reactiva al mismo tiempo muchos y diferentes sectores de la economía.

el no de los diputados. Sin embargo, los miembros de la Cámara Baja están muy lejos de concretar el pedido. En primero lugar, de estar dispuestos a debatir la idea, no será hoy el día en que la discusión se concrete. No se

convocó a sesión especial de la Cámara Baja, como se dijo el martes, cuando ingresó esta ley y otras dos iniciativas del paquete anticrisis del Ejecutivo a la Legislatura. Es decir que los proyectos de Jaque se tratarán en el recinto el miércoles, en la reunión ordinaria de los diputados.

De todas formas, tanto esta idea como la de eximir a las nuevas empresas de pagar impuestos por diez años, a fin de estimular el empleo, no han tenido buena recepción y, al menos, los legisladores pretenden que se debata en comisiones antes de tratarla en el recinto. Por lo tanto, posiblemente no verían la luz hasta febrero o marzo, contra los pronósticos oficiales que dicen que comenzarían a regir a partir de este mes.

falta de gestión. Para el diputado cobista Alexandre Maza, quien integra la comisión de Hacienda y Presupuesto, el problema que Celso Jaque tiene para adjudicar las obras con más celeridad es la falta de agilidad en la gestión.

Dijo, además, que de querer hacer los procesos más cortos y expeditivos, no haría falta ninguna nueva ley. Nada más habría que colocar fecha de tolerancia máxima para la presentación de los planos y otros estudios que hacen falta antes de comenzar una obra, pero nunca afectar los controles que estos procesos deben tener a nivel estatal, como los que garantiza un proceso de licitación.

La misma idea fue sostenida por el senador radical Leopoldo Cairone, quien aseveró que así como viene, la ley no tiene ninguna chance de ser aprobada.

Mientras tanto, Sánchez (PD) manifestó que el hecho de no requerir que las empresas se encuentren inscriptas en el RACOP provocaría que cualquier asociación de dos o tres individuos se presentara a la licitación y si no cumpliera con lo pautado podría desaparecer dándole escasas posibilidades al Gobierno de accionar en su contra.

Comentá la nota