La oposición ya planea resistir los vetos de Cristina con plebiscitos

No quieren presentarlo como una propuesta de ofensiva, sino más bien como una defensa necesaria. Por eso la oposición ya trabaja en común, conciente de que hasta 2011 el Congreso será el epicentro de la escena política.
En esa línea, sus referentes legislativos tejen un acuerdo para recurrir al método de la consulta popular si el Gobierno decide vetar cada ley que se apruebe desde diciembre sin la venia del oficialismo. El dato no es menor: la reforma constitucional de 1994 estableció que una ley aprobada por el voto popular no puede ser vetada.

De este tema dialogaron Oscar Aguad, jefe de bloque de la UCR, su par del PRO, Federico Pinedo y Adrián Pérez le explicó a Clarín el alcance de está idea: "Es una herramienta que permite la Constitución Nacional en el caso de que el Gobierno utilice el veto. No es que la oposición quiera llamar a consultas populares masivamente ni tampoco para temas centrales, pero sí es un mensaje al Gobierno para que sepa que existe y podemos utilizarla".

Por su parte, Federico Pinedo dio más énfasis a la propuesta e indicó: "Es bastante común escuchar decir que por más que la oposición haya ganado en el Congreso la Presidenta puede vetar cualquier cosa que plantee la oposición. Frente a esta actitud lo que acordamos los presidentes de los bloques es una iniciativa que consiste en presentar proyectos puntuales sobre reformas en leyes importantes de la Argentina, y lo vamos a someter a consulta popular. Este es un mecanismo que está previsto en la Constitución Nacional."

En principio, la oposición ya trabaja en único proyecto en común donde aparecerán temas institucionales como reforma del Consejo de la Magistratura, autarquía y autonomía del Indec y reforma política, entre otros.

Como reveló Clarín ayer, una de las muletillas en el Congreso es considerar que con el recambio del 10 de diciembre se viene la "vetocracia".

Con los reacomodamientos de último momento, los K pasarían de 110 diputados propios a 86, justo el tercio de votos que se necesitan para impedir que se pueda insistir con una ley vetada.

En el Congreso ya comenzó a debatirse como quedará el reparto de las comisiones clave, y al mismo tiempo hay especulaciones sobre el futuro funcionamiento con el nuevo esquema de poder que dejó la elección del 28 de junio. Respecto a la posibilidad de utilizar el veto, los leales al oficialismo en el Congreso no lo descartan.

Comentá la nota