Oposición pidió llamar a sesiones extraordinarias por la crisis

Una mancha registrada en el Río Uruguay en cercanías de la papelera de Botnia llevó alarma al Gobierno y reabrió la controversia con la administración de Tabaré Vázquez por la presunta contaminación de la planta.
Se trata de una mancha de color verdosa de una extensión de casi ocho kilómetros y salpicada por manchones blancos de consistencia aceitosa, que fue detectada cerca de las 10:00 por tripulantes del remolcador "Veromar" frente al muelle de la pastera de origen finlandés.

Luego de desplazarse por el centro del canal, el material verdoso ingresó hacia aguas jurisdiccionales argentinas, por lo que las autoridades nacionales, provinciales y municipales se pusieron en alerta y coordinaron acciones para relevar muestras a fin de determinar si se trató de un derrame químico de la fábrica.

Sin embargo, al notificarse de la aparición, el gobierno uruguayo y voceros de Botnia salieron a aclarar que se trata de "algas" acumuladas, presuntamente en descomposición, que "pueden confundirse a simple vista con una sustancia oleosa" pero que de "ninguna manera" se trata de afluentes contaminantes de Botnia.

Así lo indicó el ministro de Ambiente de Uruguay, Carlos Colacce, quien además informó que la cartera que conduce también analizará las muestras del agua y que los resultados estarán listos este jueves.

Estos estudios se cruzarán con los que se encargaron en la orilla argentina a partir de las muestras tomadas por la Prefectura y que estará a cargo del Plan de Vigilancia Ambiental del Río Uruguay, que es coordinado por la Secretaría de Ambiente de la Nación e integrado por especialistas de universidades nacionales y técnicos del gobierno de Entre Ríos y Gualeguaychú.

Sin embargo, esos estudios dispuestos por el gobierno argentino "no tendrán un resultado inmediato ni fecha exacta de difusión", señalaron fuentes de la cartera medioambiental, que conduce Homero Bibiloni.

De confirmarse sustancias químicas en el río provenientes de la fábrica pastera el curso de las presentaciones del gobierno argentino ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya podría dar un giro, por tener ahora pruebas concretas de contaminación ambiental.

"La mancha es impresionante para mal, tiene seis o siete kilómetros y varios tonos de color: verdoso, blanco, algo rojizo.

Queremos expresar nuestro malestar y preocupación porque luego de los olores nauseabundos que sufrimos la semana pasada ahora tenemos esto", sostuvo el gobernador Sergio Urribarri luego de sobrevolar la zona en helicóptero.

El hallazgo fortalecería la postura de los asambleístas entrerrianos, que desde hace cinco años vienen denunciando el negativo impacto de la planta en el agua y en el aire a través de cortes de ruta en los pasos fronterizos hacia Uruguay y campañas de concientización ciudadana.

La mancha blanca más extensa que está sobre las algas tiene casi un kilómetro de largo y nunca antes se había observado en el río: nace a la altura de Botnia y se extiende más allá del puente internacional General San Martín.

"Está confirmado que son algas típicas de esta época del año. Se confirma a simple vista, no es contaminante sino natural, no se trata de ningún tipo de aceite", sostuvo el funcionario del Gobierno del presidente Tabaré Vázquez en declaraciones a un canal de televisión argentino.

La misma hipótesis fue tomada por la empresa finalandesa Botnia, cuyos voceros en Argentina y Uruguay desmintieron "categóricamente" que se trate de un derrame de la planta y reflotaron el argumento de "algas" acumuladas en el río.

"No es de Botnia, los controles internos han dado normales" aclaró Matías Martínez, vocero de la empresa en Uruguay. Sin embargo, el subsecretario de Salud y Medio Ambiente de la comuna, Martín Piaggio, rechazó categóricamente esa idea al sostener que "independientemente de que haya algas desde hace bastante tiempo" en el Río Uruguay "lo que se evidenció es una mancha blancuzca, por lugares celeste, que denota que no es algo natural".

"Lo que estamos viendo no son algas, las algas están en todo el Río Uruguay porque está sobrecargado de nitrógeno y fósforo, lo que se ve agravado por lo que Botnia arroja. Pero esta mancha proviene directamente del muelle de Botnia y va río arriba", señaló Piaggio.

Comentá la nota