LA OPOSICIóN PIDE USAR RESERVAS PARA ENFRENTAR LA CRISIS Polémica por los fondos que la Provincia guarda bajo el colchón

Ahorros: frente a la crisis mundial y los primeros efectos en la provincia, el diputado socialista Adrián Peppino consideró que el Gobierno provincial decidió “cortar el hilo por lo más delgado, sueldos y programas sociales”.
La Provincia tiene reservas por $ 900.000.000 y apenas proyecta utilizar 90.000.000 en el Presupuesto de 2009. “Eso es muy exiguo”, dijo Peppino. A partir de mañana, continúa la ronda de consultas en la Legislatura con los funcionarios del Gabinete.

A pesar de las penurias económicas que se vislumbran en el horizonte cercano de la provincia, el gobernador Oscar Mario Jorge ha decidido no sacar la plata que la Provincia guarda debajo del colchón. Esa es la primera lectura de los diputados de la oposición, después de la apertura de la ronda de consultas por el proyecto de Presupuesto 2009, con la visita del viernes a la Legislatura provincial del ministro de Hacienda, Ariel Rauschenberger.

El Gobierno provincial no incluyó en el Presupuesto ni aumento de salarios a los empleados públicos ni políticas activas para capear el temporal de la crisis e insuflar fondos extras a la economía provincial. “Tiene que haber una inyección de los fondos que están parados”, opinó ayer la legisladora del FrePam, Claudia Giorgis.

El diputado socialista Adrián Peppino, también del FrePam, advirtió que, si bien en el Presupuesto hay un incremento en obra pública, la mayor parte contempla financiamiento nacional. Para Giorgis, otorgar un incremento salarial implicaría un factor dinamizador de la economía local.

Las críticas de los opositores se centran en que la Provincia tiene reservas por $ 900.000.000, pero apenas proyectó utilizar 90.000.000, un 10%, durante el año próximo. El argumento del Gobierno es que esos ahorros forman parte de un fondo “anticíclico”, al cual se puede apelar en situaciones desfavorables.

El diputado Peppino sostuvo ayer que, con la caída de la recaudación que ya se percibe y la posibilidad de suspensiones y despidos en las empresas, la oportunidad de apelar a esos fondos, justamente, ya llegó. “El gobernador tiene que llevar cabo políticas activas, no ser un simple administrador de casi cuatro mil millones de pesos que tiene para el año que viene”, deslizó.

El legislador coincidió en el marco general desfavorable e incierto en el cual planteó el Presupuesto el ministro Rauschenberger. Las causas pueden buscarse en las consecuencias del conflicto con el campo de este año y la caída del precio de los comodities y el petróleo a partir de la crisis financiera mundial. “Pero debe quedar en claro que el Gobierno provincial tiene responsabilidad por la complicidad en el conflicto con el campo con la política nacional”, acotó.

Rauschenberger dijo a los legisladores que se nota una baja en la recaudación y en el movimiento comercial. “A partir de ahí, hay un Presupuesto con un incremento importante, del 35%, son casi 3 mil millones, en el cual la obra pública impacta en forma significativa. Aspiramos a que esto haga de contención en relación con el empleo”, explicó.

Pero aclaró que “vemos con preocupación que, por ejemplo, la propuesta o la pauta de incremento salarial es casi inexistente para el año que viene”. Advirtió entonces que “otra vez, como acontece siempre en tiempo de crisis, el hilo se corta por lo más delgado. Los salarios y los programas sociales son los que se ven disminuidos”.

Sobre las reservas con que cuenta la provincia, Peppino señaló que “una cuestión es la falta de transparencia en la información, algo histórico en el justicialismo, nunca brindó la información adecuada y suficiente para dar el debate, dan respuestas evasivas o muy parciales”.

De todos modos, consideró que “el objetivo de estos fondos es constituir un colchón anticíclico y estamos entrando lamentablemente en el inicio de un ciclo negativo. Bien vale un debate el destino de estos fondos para que amortigüen la posible depresión en la economía provincial”.

“Hay que animarse a dar ese debate”, profundizó. “El gobernador debe llevar a cabo políticas activas y no ser un simple administrador de los casi cuatro mil millones de pesos que va a disponer”, dijo.

Según los cálculos de la oposición, las reservas rondan los $ 900.000.000. Y en el Presupuesto apenas se prevé utilizar 90.000.000, un 10%, como fuente de financiamiento de algunas obras públicas.

“Si analizamos la situación social de un 30% de familias en la provincia que están por debajo de la línea de pobreza, la situación de la salud pública, la necesidad de un mejor financiamiento educativo, en el apuntalamiento y generación de micro y pequeñas empresas en nuestra provincia, eso es muy exiguo”, concluyó.

Comentá la nota