La oposición pide a la Presidenta que eche a Fernández

El Pro, la UCR y la Coalición Cívica lo acusan de usar a la policía como "fuerza de choque".
Luego de tenerlo en la mira durante varios meses, la oposición coincidió ayer en pedirle a la presidenta Cristina Kirchner que remueva de su cargo al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Evalúan como "intolerables" las presiones a las que somete a la jueza María José Sarmiento, quien anteayer ordenó restituir en su cargo al titular del Banco Central, Martín Redrado, y que ayer denunció que un móvil policial la custodia en la puerta de su casa sin pedido alguno de protección de su parte.

"No alcanza con pedir una moción de censura contra el ministro, sino removerlo del cargo. Es un peligro para la comunidad, utiliza a la Policía Federal como fuerza de choque personal. No se puede meter en la cama de la jueza", se indignó el jefe del bloque Pro en la Cámara baja, Federico Pinedo (Capital).

Desde el radicalismo, el diputado y constitucionalista Ricardo Gil Lavedra (UCR-Capital) fue igualmente crítico. "El Gobierno, por supuesto, debe poder recurrir el fallo en un tribunal superior si éste lo agravia, pero tiene que cuidarse de cualquier acción que sugiera intimidación o violencia moral sobre los magistrados", afirmó. "La Policía Federal es auxiliar de la Justicia, no del Gobierno. Lo que hace [Fernández] es usar la policía en beneficio propio", agregó el ex ministro de Justicia de la Alianza.

En la búsqueda de una solución al entuerto, y a través del bonaerense Ricardo Alfonsín, la UCR consensuará con otros bloques un proyecto, ideado por Mario Brodersohn, que buscará ofrecerle al Gobierno herramientas alternativas para pagar la deuda. "El Gobierno necesita pagar deuda en dólares y no tienen los dólares ni pesos para comprarlos, por eso proponemos que emita un título, en vez de que lo haga el Banco Central, y con esa plata compre dólares del mercado", afirmó Alfonsín.

Desde la Coalición Cívica, y en sintonía con su jefa política, Elisa Carrió, que habló de un "atropello al Poder Judicial" (ver aparte), Patricia Bullrich (CC-Capital), evaluó la iniciativa de Fernández como "una amenaza directa a la jueza y a la Justicia, para que no actúen contra el Gobierno. Gobernar dentro de la ley se puede, el problema es que no quieren", dijo a La Nacion.

Según el diputado Francisco de Narváez, "los argentinos queremos y podemos vivir en paz; el ex presidente se equivoca llevando a Cristina por el camino de la confrontación permanente; no se puede pasar por encima de la ley, el Gobierno debe corregir estos errores".

En reuniones informales y llamadas telefónicas, los distintos referentes opositores acordaron no impulsar iniciativas en el Congreso, más allá de las reuniones de jefes de bloques convocadas por el titular del Senado, Julio Cobos, y su par de Diputados, Eduardo Fellner. "Los que tienen el decreto parado y a Redrado adentro del Banco Central son ellos", graficó una figura del espacio opositor.

Otros dirigentes también criticaron la acción del jefe de Gabinete. "Este comportamiento irresponsable [del Gobierno] no sólo golpea contra el orden institucional del país, sino también contra el patrimonio y el fruto del trabajo de los argentinos", afirmó el ex presidente Carlos Menem. "Es imprescindible que el Poder Ejecutivo respete los límites constitucionales fuera de los cuales la autoridad se transforma en despotismo", agregó el ex mandatario. El ex gobernador de Corrientes José Antonio Romero Feris afirmó: "Querer atemorizar a la Justicia es no respetar la división de poderes. Ahuyenta la confianza interna y externa en el país", afirmó el ex senador correntino.

Comentá la nota