La oposición pide explicaciones por el misterioso avión de Jaime

Exige que la Justicia investigue el caso y cite al funcionario; silencio en el Gobierno
La revelación del misterioso y millonario avión que usa el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, generó ayer duras críticas de toda la oposición, que exigió que el Gobierno "dé explicaciones" y que la Justicia investigue el caso.

"Deberían llamarlo a declarar [a Jaime]. Ya presentamos más de 20 denuncias penales contra él. Un fiscal debería iniciar una investigación", reclamó el presidente de la UCR, Gerardo Morales. La semana próxima, el radicalismo presentará en el Congreso un pedido de informes por el uso de la aeronave Lear Jet 31A. La UCR quiere que Jaime explique por qué utiliza como propio ese avión de 4 millones de dólares, con matrícula norteamericana, que no está claro a quién pertenece, tal como reveló LA NACION.

El primer candidato a diputado nacional bonaerense por Unión-Pro, Francisco de Narváez, cuestionó en duros términos al funcionario: "Jaime es uno de los personajes más nefastos del entorno kirchnerista. Tenemos que recuperar una justicia independiente para que actúe sin temor ni condicionamientos".

En el Gobierno, ayer nadie habló sobre el tema. Jaime no contestó las llamadas de LA NACION. Tampoco quiso hablar su jefe, el ministro de Planificación, Julio De Vido. El resto de los ministros más influyentes del Gabinete se limitaron a responder que "no era un tema" de su área.

Viajero frecuente, Jaime usa el misterioso avión norteamericano para ir casi todos los fines de semana a Córdoba, aunque su agenda de viajes también incluye Porto Alegre, en donde vive una de sus hijas; a Florianópolis, donde una posada se le atribuye a su familia; a Punta de Este, a Montevideo y a Mar del Plata, entre otras ciudades.

"A Jaime le atraen los negocios de alto vuelo. Estuvo vinculado en los negocios de Southern Winds, aceptaba pasajes y viajes de regalo de parte de empresas, y ahora se muestra en un avión de dudosa propiedad. Es el funcionario más sospechado y casualmente el más atornillado al sillón, como si tuviera un poder oculto que lo vincula con la corona", consideró la primera candidata a diputada nacional del Acuerdo Cívico y Social en la provincia de Buenos Aires.

"Jaime tiene que dar explicaciones. Si el avión es suyo, tiene que explicar de dónde sacó la plata para pasar de concejal a millonario. Es inentendible", arremetió el jefe del bloque de Pro en la Cámara de Diputados, Federico Pinedo. Luego, recordó que el secretario ya tiene denuncias por enriquecimiento ilícito y que es investigado por el manejo de los subsidios de su área.

Más tarde, Pinedo añadió: "Si un funcionario usa un avión de una compañía privada conectada con un paraíso fiscal en las islas Vírgenes, la explicación mínima es cuál es su relación con esa empresa". El jet fue comprado en 2008 en 4.083.000 dólares por la firma Pegasus Equity Investments, radicada en Costa Rica, mediante un crédito de 3.483.000 dólares suministrado por la sociedad Elkrest Investments Limited, con domicilio en Tórtola, una de las más grandes de las islas Vírgenes británicas. El 15% restante se pagó al contado. El asesor financiero de la operación fue el Banco de Utah, Estados Unidos. No existe ningún registro en que figuren los nombres de los dueños.

Pino Solanas, candidato a diputado por Proyecto Sur, vinculó el uso del avión con Aerolíneas Argentinas: "Esto tiene que ver con la negociación multimillonaria que está haciendo con Marsans para que la empresa le transfiera los aviones Airbus a Aerolíneas. Nadie negocia un contrato de semejante magnitud sin fuertes comisiones, sobre todo cuando de por medio no hay ni licitación ni controles de ningún organismo público".

Comentá la nota