La oposición pide cambios en seis ejes de la reforma política

El escenario en la Cámara de Diputados va a ser similar al que se pudo ver en el debate de los últimos temas importantes: todos los bloques van a plantear que es necesario realizar una reforma política, pero no se van a poner de acuerdo ni en los cómos ni en los cuándos. Pero también puede haber una diferencia: que no sea ley antes del recambio legislativo, cuando el oficialismo perderá la mayoría.
El martes comenzará a tratarse el tema, con la presencia del ministro del Interior, Florencio Randazzo, en el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Presupuesto y de Justicia. Los principales bloques de la oposición exigirán que el debate sea para una reforma política "en serio, porque no puede hacerse en 15 días", y repetirán que la norma será "un traje a medida para Néstor Kirchner". El oficialismo, en cambio, quiere aprobarlo y girarlo al Senado a mediados de noviembre. Los bloques más chicos, en tanto, pedirán cambios en los aspectos que afectan a los partidos minoritarios. Al respecto, Randazzo respondió ayer que la iniciativa busca eliminar "los sellos de goma y las pymes electorales".

Un punto en el que todos los bloques están de acuerdo es en la eliminación de las listas espejos y colectoras, que proliferaron en las últimas elecciones. Además, se impedirá que un mismo candidato pueda presentarse a más de un cargo.

Ayer, la UCR exigió que se incluyan en el debate cuestiones como la Ley de Lemas y la reelección indefinida, "que siguen –vergonzosamente– en vigencia en muchas provincias". Y Ricardo Alfonsín desmentió que apoye el proyecto oficial y expuso por lo menos cinco puntos de discordia.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se sumó al debate para atacar, elípticamente, a Francisco de Narváez. "No puede ser que porque un señor tenga plata, ponga fortunas incomprensiblemente en los medios", disparó.

Comentá la nota