La oposición pide boleta única para votar y polemiza con el Gobierno.

La oposición pide boleta única para votar y polemiza con el Gobierno.
Buscan que los candidatos de todos los partidos estén en el mismo papel.
Esto es para Aníbal Fernández que lo mira por tevé", dijo el diputado nacional del PRO, Federico Pinedo, y mostró un modelo de "boleta electoral única". Ayer, diputados y dirigentes de la UCR, el PRO, y la Coalición Cívica, acompañados por el piquetero Raúl Castells, presentaron los lineamientos del proyecto de ley para modificar el Código Electoral Nacional, y cuyo principal punto es terminar con "la multiplicidad de boletas", a cambio de una sola que contenga todos los candidatos.

Horas antes, el ministro de Justicia de la Nación se había referido con sorna al proyecto que logró aglutinar los principales bloques opositores. "Si hiciéramos esto que quieren hacer de una boleta única en la que estuvieran incluidas todas las listas, la boleta tendría más o menos el tamaño de la bandera nacional de ceremonia de una escuela, algo así como un metro cincuenta por 1,20", había dicho Fernández.

El ministro, seguramente consciente de la repercusión que suele tener su lengua filosa, fue aludido varias veces en la conferencia de prensa opositora. "Nos extraña que lo haya rechazado sin haberlo leído. Esto despierta suspicacias respecto a si están preparando un fraude", criticó Adrián Pérez, titular del bloque de la Coalición Cívica. El jefe del bloque radical, el cordobés Oscar Aguad, invitó a Fernández y a su par de Interior, Florencio Randazzo, "a que vengan al Congreso a discutir alguna propuesta de reforma política".

Gerardo Conte Grand, dirigente peronista de la Coalición Cívica, fue el encargado de presentar el proyecto. "Aquí hay que garantizar que el ciudadano pueda votar por quien quiera y que ese voto luego sea tenido en cuenta", dijo, tras mencionar que en las elecciones de 2007, "hubo graves irregularidades", aunque, reconoció, no al punto de deslegitimar el resultado en el que se impuso con holgura la fórmula oficialista, Cristina Fernández-Julio Cobos.

Raúl Castells (cada vez más cerca de la Coalición Cívica) recordó que el día después de las elecciones de 2007, su partido fue el único que inició una demanda judicial al Estado Nacional, por la desaparición de "más de 28 mil votos" en los comicios bonaerenses.

Federico Pinedo comentó que había hablado con Felipe Solá. "Me dijo que su grupo tiene un proyecto similar; en líneas generales, hay coincidencias", precisó. Del PRO estuvieron también la diputada Paula Bertol y el legislador porteño Diego Santilli.

Si bien el Partido Socialista participó en la redacción del proyecto, ninguno de sus diputados estuvo ayer. "Laura Sesma (diputada socialista de Córdoba) no pudo viajar", la excusó Conte Grand, negando que esa ausencia tenga que ver con el malhumor del socialismo por las declaraciones elogiosas que ayer volvió a hacer Elisa Carrió de Carlos Reutemann.

El proyecto de boleta única electoral se presentará la semana que viene en el Congreso, aunque para tratarse deberá esperar a marzo, cuando empiecen las sesiones ordinarias. La iniciativa, además, contempla que "docentes y judiciales" de todo el país sean convocados como presidentes de mesa y que la Cámara Nacional Electoral se encargue del escrutinio provisorio, tarea que ahora desempeña el Ministerio del Interior. "El sistema de boleta única es más económico y se puede implementar en poco tiempo", afirmó Conte Grand.

Comentá la nota