La oposición objeta prioridades y la “inequidad” en aumento de tasas

Primera reacción del FPV ante el proyecto de gastos e ingresos para 2009. La suba de tributos “sigue siendo regresiva: pagan lo mismo ricos y pobres”, fustigan. Matías Civale vuelve el martes al HCD.
El concejal del Frente para la Victoria, Carlos Mansilla, objetó ayer los lineamientos generales del presupuesto 2009 elevado por el Ejecutivo, al aseverar que “sigue siendo regresivo” el aumento de tasas previsto por la administración radical, al tiempo que “planean invertir muy poco en obras de gas y seguridad, y directamente nada en vivienda”.

Así lo indicó el edil opositor a LA VOZ, tras participar de la reunión de Comisión de Hacienda, donde Matías Civale, secretario de Economía y Finanzas, justificó los 140 millones de pesos que calcula gastar la gestión de Miguel Lunghi.

Mansilla detalló además que, en materia de personal, el Gobierno invertirá 69 millones en 2008 y pasará a 77 el año próximo, aunque “no planean aumentos de salario para los municipales, suba que nosotros creemos deben tener los empleados. Esto tiene un condimento ficticio”, opinó.

El kirchnerista también arremetió contra las prioridades del oficialismo, ya que “proponen gastar 200.000 pesos en wi-fi (sistema de conexión gratuita inalámbrica en todo el distrito), 200.000 pesos en “A Cielo Abierto” y sólo 400.000 en red de gas”.

El Ejecutivo trepará de 110 millones de presupuesto en 2008 a 140 millones para el año venidero, es decir, 30 millones más. Se confirmó además que la Provincia subirá un 18.9 por ciento la coparticipación para Tandil, totalizando una cifra cercana a los 69 milllones.

“No hay recursos municipales para vivienda, y muy poco en seguridad y gas”, reiteró el legislador K.

El tesoro comunal planea recaudar unos 70 millones, para lo cual se anunció un polémico incremento de tasas.

Precisamente el mecanismo de suba de tributos constituye la columna vertebral de las divergencias, las cuales todos los años se acentúan debido a que la oposición entiende como “inequitativo” el plan oficial.

“Se distribuye mal el aumento de tasas en relación a la capacidad contributiva de cada vecino. Los sectores de mayor poder adquisitivo pagarán el 10 por ciento más, lo mismo que los sectores de menos recursos”, planteó el bloque FPV.

VALUACION FISCAL

La queja del kirchnerismo contra la UCR pasa por lo que entienden un “incumplimiento” de la reforma tributaria pactada en 2007, donde se establecía que la fórmula de recaudación debía ascender al 100 por ciento la incidencia de las valuaciones fiscales.

A contrapartida, el lunghismo “deja en 70 por ciento las valuaciones fiscales y el 30 los metros lineales. Así se mantiene el status quo, y no se redistribuye”.

La oposición se ampara en una ordenanza de 2006, donde se alude a la valuación fiscal (es decir, la tasación de las casas) que “este año debería incidir en un 100 por ciento”.

Al parecer, la UCR argumenta que si se aplica de esta manera la valuación fiscal “el aumento a los vecinos es mayor al 10 por ciento que se quiere dar. Pero es mentira: así pagará el 10 por ciento quien vive en el country y el 10 por ciento al vecino de Villa Aguirre”, graficó Mansilla.

Luego el cooperativista aseveró que “podrían no aumentar nada al de Villa Aguirre y un 20 por ciento al de los sectores más acomodados”.

Desde el Frente para la Victoria califican de “conservador, regresivo e injusto” al proyecto tributario lunghista. “La valuación fiscal establece tres categorías: los de arriba, los del medio y los de abajo: nosotros pedimos que si necesitan plata les aumenten sólo a los de arriba”, subrayó Mansilla.

Además, entre combustible y neumáticos para la Policía, como cámaras de seguridad en diferentes puntos, se pasará –según la pauta L- de 220.000 a 340.000 pesos, lo cual resulta “absolutamente insuficiente” a criterio del kirchnerismo local.

Civale prometió regresar el próximo martes a la Comisión de Hacienda, donde informará sobre la morosidad tributaria en los distintos sectores económicos de la ciudad, al tiempo que se descuentan modificaciones de la minoría opositora a la “ordenanza madre” elevada por el intendente.

Comentá la nota