La oposición a la mina en Loncopué está en la WEB

Son “criollos y mapuches”, según se identifican, que viven en la región de una economía agropecuaria a pequeña escala. Inauguraron una página WEB, con el fin de difundir su protesta a nivel internacional.
Los pobladores de la zona de Loncopué, en Neuquén, que resisten la instalación de una explotación de cobre en el cerro Tres puntas (Campana Mahuida) inauguraron una página WEB para difundir el tema. A la misma se accede en la dirección www.eco3puntas.org, y se puede encontrar allí material que alude a la posible contaminación que provocaría la mina, además de un manifiesto en donde se explicita una fuerte voluntad de oponerse al proyecto, que es alentado por el gobierno neuquino.

Se afirma allí que hasta ahora se ha actuado “con diversas artimañas, violando lo normado por la Constitución provincial, con un total desprecio por los pobladores de la región, propalando mentiras, amenazando a la gente, censurando a otros, comprando los medios de prensa, fraguando estudios de impacto ambiental”.

Reproducimos a continuación ese texto:

Este es un pedido de auxilio y solidaridad dirigido a todas las personas de buena voluntad, organizaciones ambientales y sociales.

Somos pobladores rurales, criollos y aborígenes mapuches, que vivimos en zonas aledañas al Cerro 3 Puntas (Loncopué, Neuquén, Patagonia Argentina), en su mayoría somos gente humilde que subsiste gracias a lo que producen nuestras pequeñas parcelas de tierra y a la crianza de algunos animales.

Desde hace un tiempo la poderosa transnacional china MCC en complicidad con el gobierno de la provincia del Neuquén y el municipio de la ciudad de Loncopué (6.000 habitantes) pretenden realizar una mina de cobre a cielo abierto con uso de ácido sulfúrico – y muy posiblemente cianuro, pues hay mucho oro- en el Cerro Tres Puntas, lugar donde nacen todos los cursos de agua potable y de riego de la región, este cerro se encuentra íntegramente dentro del territorio de la comunidad mapuche Mellao-Morales, y es considerado por los aborígenes un cerro sagrado.

Los pobladores de la región hemos dicho NO A LA MINA, pues somos conscientes que contaminará nuestro suelo y agua, haciéndonos perder nuestra única fuente de subsistencia y condenándonos a una lenta y dolorosa muerte por intoxicación.

Con diversas artimañas, violando lo normado por la Constitución provincial, con un total desprecio por los pobladores de la región, propalando mentiras, amenazando a la gente, censurando a otros, comprando los medios de prensa, fraguando estudios de impacto ambiental, etc. los funcionarios del gobierno y sus socios chinos se empecinan obstinadamente en realizar su empresa de saqueo, destrucción y muerte a pesar de nuestra firme oposición, y mediante una parodia de legalidad, a partir de enero del 2009 en adelante intentarán violar el territorio de la comunidad mapuche Mellao-Morales para instalar por la fuerza sus maquinarias en el yacimiento.

Criollos y mapuches hemos decidido resistir tomando medidas de acción directa frente a semejante atropello, realizando cortes de ruta, movilizaciones populares, impidiendo el acceso de los mineros al lugar, etc.

No tenemos experiencia en estas formas de lucha, no tenemos otro medio de defensa que nuestros puños y nuestras herramientas de trabajo, nuestra voz no tiene posibilidad de ser escuchada más allá de los cerros que nos rodean y sabemos, con total seguridad, que el gobierno provincial neuquino -socio de la minera china y principal interesado en la explotación- empleará todas las fuerzas represoras disponibles para doblegarnos, del mismo modo que lo hizo cuando los docentes se manifestaron reclamando sus derechos y que culminó con el asesinato, todavía impune, del profesor Carlos Fuentealba.

Lucharemos hasta el final aunque caigamos en el intento, pero lo haremos sabedores de hacerlo con dignidad dejando para nuestros hijos una tierra sana, fecunda y fértil para trabajar y disfrutar, pero por sobre todas las cosas la valiosa herencia de ser hombres libres que, al recordar a sus padres, no inclinarán la cabeza ante ningún tirano opresor.

No pasarán, y aunque pasen: No pasarán.

Agradeceremos todo tipo de apoyo y difusión en esta lucha por la VIDA y la DIGNIDAD, y recíprocamente nos ponemos a disposición para colaborar con todas aquellas personas y organizaciones que luchan por un mundo mejor.

Comentá la nota