La oposición junta fuerza para impulsar una reforma de la ley

Los bloques que votaron en contra promoverán cambios después del 10 de diciembre
Pese al desánimo que le generó la derrota ayer en el Senado, en la oposición predomina la certeza de que la flamante ley de medios audiovisuales, a la postre, no llegará a aplicarse, ya sea porque el nuevo Congreso la revisará después del 10 de diciembre, o bien porque se empantanará en el laberinto de la Justicia.

Distintos bloques de la oposición anticipan que, una vez que se revierta el actual equilibrio de fuerzas, presentarán proyectos de ley correctivos para avanzar en las modificaciones al texto que el oficialismo se negó a introducir en el Senado. El kirchnerismo no permanecerá pasivo y se defenderá con el veto presidencial, una herramienta que amenaza con usar seguido a partir del año próximo, cuando pierda la mayoría en ambas cámaras.

Sólo los dos tercios de los votos, tanto en Diputados como en el Senado, pueden revocar un veto, mayoría que la oposición no alcanza a reunir.

Ante esta situación, la vía judicial se presenta como otra alternativa plausible, según la oposición. "Este proyecto no resiste el test de constitucionalidad", afirman, a coro, las voces del radicalismo, Pro, Coalición Cívica y del PJ disidente.

De todas maneras, y pese a la amenaza del veto, la oposición insistirá en la opción parlamentaria.

"Está todo sujeto a revisión y al voto de la nueva mayoría, que asumirá en diciembre próximo", enfatizó a LA NACION Ernesto Sanz (Mendoza), jefe del bloque de senadores radicales.

Centroizquierda

Incluso los legisladores de centroizquierda estarían dispuestos a debatir una ley correctiva.

Estos bloques, entre los que se cuenta el Partido Socialista, votaron en general a favor de la iniciativa del Gobierno, pero plantearon modificaciones en particular de varios artículos.

"Siempre y cuando esos cambios vayan en la sintonía que planteamos en el debate, estamos dispuestos a discutir una ley correctiva. Lo que no vamos a aceptar es la derogación de la ley", respondió a LA NACION el jefe del bloque de Solidaridad e Igualdad (SI-Buenos Aires), Eduardo Macaluse.

Ambiciones moderadas

Para el diputado de Pro Federico Pinedo (Capital) no es necesario apelar a propuestas correctivas demasiado ambiciosas: "Con sólo impulsar la reforma de un artículo se modifica la médula de la ley: aquel que impone la desmonopolización compulsiva de los medios. Hay en el oficialismo quienes la votaron en contra; habrá que ver si preservan su coherencia".

Además de este artículo, hay otros puntos de la ley igualmente polémicos, como el que establece que las licencias en las poblaciones de más de 500.000 habitantes serán otorgadas de manera directa por el Poder Ejecutivo, que restringe la cantidad de licencias por cada operador y que establece una autoridad de aplicación de la ley dominada por el oficialismo.

"Como el kirchnerismo no puede mejorar la realidad ha decidido condicionar la información", enfatizó el diputado Francisco de Narváez (Unión Pro), que reiteró que "el próximo Congreso va a revisar la ley porque se entromete en el federalismo, la libertad de prensa, la seguridad jurídica y el cumplimiento de los contratos contraídos por el Estado".

En el mismo sentido se expresaron distintos exponentes del PJ disidente, entre ellos, los senadores Adolfo Rodríguez Saá (San Luis), Carlos Reutemann (Santa Fe), Juan Carlos Romero (Salta) y el diputado electo Felipe Solá (Buenos Aires), quienes trabajan, por estos días, en el armado de un espacio común para resistir al kirchnerismo.

Comentá la nota