La oposición iraní redobla la apuesta

Moussavi, el candidato derrotado por Ahmadinejad, convocó para hoy a una protesta contra los polémicos resultados electorales
TEHERAN.- En un desafío al régimen de los ayatollahs, el derrotado candidato opositor Mir Hossein Moussavi convocó para hoy a un acto masivo de protesta contra los polémicos resultados de las elecciones que el viernes pasado otorgaron la victoria al presidente ultraconservador Mahmoud Ahmadinejad y que desataron la mayor ola de manifestaciones callejeras desde la Revolución Islámica de 1979.

Mientras tanto, como un incesante telón de fondo, los seguidores de Moussavi volvieron a manifestarse ayer en las calles de Teherán por quinto día consecutivo, a pesar de que el régimen encabezado por el ayatollah Ali Khamenei redobló su campaña represiva y lanzó una masiva redada contra los dirigentes reformistas.

"Queremos un acto pacífico para protestar contra la tendencia enfermiza de la elección y realizar nuestro objetivo de anular los resultados´´, dijo Moussavi, quien, según los resultados oficiales, obtuvo el 34% de los votos, contra el 63% de Ahmadinejad.

El líder reformista moderado convocó a "una nueva elección presidencial que no repita el fraude vergonzoso de la elección anterior´´.

En el comunicado, subido a su sitio de Internet, Moussavi instó a todos los iraníes a acercarse a las mezquitas y a marchar de forma pacífica por las calles para honrar "a los mártires y a los heridos en los recientes acontecimientos", en referencia a los muertos en los enfrentamientos con la policía, que serían al menos siete.

"Ofrezco todo mi apoyo a las familias e insto a toda la población a hacer lo mismo el jueves [por hoy] al mediodía, reuniéndose en las mezquitas y marchando por las calles de forma pacífica", añadió el dirigente opositor en Internet, medio de comunicación que se ha vuelto uno de los vehículos esenciales de las protestas en Irán.

Desde que estalló la revuelta, blogs y portales de Internet como Facebook y Twitter han sido vías vitales de comunicación entre los iraníes para organizarse y para informar al mundo. La Web es el único medio masivo que logra evadir las medidas represivas del gobierno de Teherán, que cada día son más extremas.

En ese sentido, las fuerzas de seguridad iraníes arrestaron ayer a un activista reformista y a un editor del diario financiero Sarmayeh . También hubo arrestos en ciudades donde se celebraron manifestaciones, como Mashhad y Tabriz.

Teherán acusó, asimismo, a medios de comunicación occidentales no identificados de ser "voceros" de los "alborotadores".

Desde anteayer, los periodistas extranjeros tienen prohibido cubrir las manifestaciones opositoras o cualquier acontecimiento que no figure "en el programa" del Ministerio de Cultura. Estas medidas dejan "presagiar un refuerzo de la represión", denunció la organización defensora de los periodistas Reporteros Sin Fronteras.

También se conoció ayer que las decenas de personas detenidas durante las protestas del sábado pasado podrían recibir la pena capital. "El Código Penal islámico prevé la pena de muerte para aquellos que provoquen daños e incendios, considerándolos mohareb ", un término que significa "enemigos de Dios", sostuvo el fiscal de la ciudad de Isfahan, Mohammad Reza Habibi.

A pesar de este recrudecimiento de la represión estatal, decenas de miles de seguidores de Moussavi, alertados una vez más por Internet, se congregaron ayer en Teherán.

En su mayoría vestidos de negro y con brazaletes verdes -el color usado por Moussavi en su campaña-, los manifestantes desfilaron en silencio en las plazas de Teherán, según informaron varios testigos. La televisión estatal difundió breves imágenes de esta manifestación, pese a que estaba prohibida.

A las protestas se sumó ayer con contundencia el ex candidato conservador Mohsen Rezai, quien dio un ultimátum al Ministerio de Interior para que presentara antes de la medianoche de ayer los resultados detallados de los comicios.

En una carta citada por la televisión PressTV, Rezai se quejó de que el retraso del Ministerio impide a los candidatos presentar una queja formal al Consejo de Guardianes sobre el número de urnas que deben ser recontadas.

Además, el ex candidato conservador, que apenas superó el 1% de los votos en los comicios, advirtió que el retraso "arroja dudas sobre la posibilidad de que haya habido manipulación" y que si su requerimiento no es atendido, reclamará el recuento de todas las urnas.

El Consejo de Guardianes, órgano que debe validar los resultados, ha admitido que está dispuesto a realizar un recuento parcial de las urnas sujetas a polémica, aunque todavía no se sabe en cuántas se haría ni cuánto se retrasará el proceso.

Comentá la nota