La oposición insiste en llamar la atención del Gobierno provincial

Numerosos sectores políticos y sociales de Colonia 25 de Mayo insisten en la necesidad de que el Gobierno provincial tome una posición frente a la tensa situación que se vive en ese municipio, a partir de decisiones y conductas del intendente David Bravo y su entorno.
"Lamentablemente las elecciones del 28 de junio tienen a todos un poco trastornados y se acuerdan del voto pero no del pueblo", dijo ayer en "Plan B Noticias" (FM Sonar 91.3) la concejal por el Frente Para la Victoria, Miriam González.

Ella, los ediles de las otras fuerzas políticas que se oponen a Bravo -que representan al Movimiento Vecinalista y al Partido Justicialista-, empresarios, dirigentes sociales y vecinos vienen realizando asambleas semanales para analizar la preocupante situación, que incluye episodios de violencia, irregularidades administrativas, denuncias penales cruzadas, acusaciones de corrupción e intromisiones de dirigentes ultravernistas llegados desde Santa Rosa.

El último capítulo en la confrontación se dio por la auditoría que el Concejo votó en forma unánime, pero que el oficialismo no quiso poner en marcha. En la última asamblea, además, un policía se presentó con confesadas intenciones de espiar cuántos vecinos había, quiénes eran y de qué hablaban, "por orden de la superioridad".

Frente a esa situación, el Gobierno ha hecho silencio y el ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad, César Rodríguez, ni siquiera respondió la nota que le enviaron advirtiéndole sobre el clima enrarecido y los manejos extraños.

La concejal González dijo ayer que la actitud espía de la Policía "primero nos sorprendió y después nos produjo mucha bronca. Al final es como si estuviéramos en la dictadura militar, como si tuviéramos que pedir permiso para reunirnos. Estamos como retrocediendo en el tiempo".

También comentó que resultó sugestiva otra actitud de la fuerza: "La gente de la asamblea pidió presencia policial en el último bocinazo, como era habitual. Pero esta vez toda la Policía fue a custodiar la Municipalidad y a los vecinos nos dejó solos. Grotescamente diría que fue como una zona liberada, como para que pase lo que Dios quiera", comparó.

"Nuestra postura es hacer todo con tranquilidad, respeto y democracia. Me asombra cada vez más lo que está sucediendo", insistió la edil.

La concejal afirmó que "no somos 5 locos o 5 concejales opositores, sino un grupo de vecinos con distintas ideas, pero que coincidimos en pedir que haya cuentas claras y democracia".

"Hay gente que no sale por miedo a las represalias, a que les quiten el trabajo, o incluso por los piedrazos con que atacaron en uno de los bocinazos. Hay violencia del otro lado, nosotros nos manejamos con absoluto respeto a la democracia", apuntó González.

Los promotores de las asambleas están programando otro "bocinazo" para las próximas horas. Y a su vez preparan una solicitada "para tener más informado al Gobierno provincial, que parece que no se entera".

"Vamos a insistir en todos lados, porque además parece que el problema del 28 de junio tiene a todos un poco trastornados y nadie se acuerda del pueblo sino del voto. Hemos vivido ya varios años de democracia como para tener la posibilidad de pensar, pero los políticos evidentemente se sirven del pueblo", lamentó.

Al analizar la indiferencia que los funcionarios provinciales tienen frente a la situación de 25 de Mayo, la concejal planteó: "Hay gente que nos subestima, por vivir en un pueblo a veces nos tratan como tontitos. Y somos gente que piensa y queremos que las cosas mejoren, esperemos que nos llamen de la Justicia. 25 de Mayo todavía existe, a pesar de que nos quieren ignorar", completó.

Comentá la nota