La oposición impulsa las tarjetas por aproximación

Los concejales del oficialismo en la comisión de Hacienda no pudieron impedir el avance impulsado por la UCR. La iniciativa pone nuevamente en el tapete el pedido de aumento del boleto.
La comisión de Hacienda del Concejo Deliberante dio ayer despacho definitivo y dejó en condiciones de ser tratado por el plenario del cuerpo -que se reunirá el jueves próximo- un proyecto de ordenanza promovido por el bloque radical para instalar el sistema de tarjetas por aproximación como medio de pago del boleto de colectivos.

La medida fue aprobada pese al rechazo del bloque de Acción Marplatense, que tiene sólo dos concejales en la comisión por lo que quedó en inferioridad numérica al momento de la votación. En cambio, contó con el respaldo de los radicales Cristina Coria, Eduardo Abud y Walter Malaguti y los concejales Juan Carlos Cordeu (Frente Nacional y Popular Marplatense), Leticia González (Acuerdo Social) y Verónica Beresiarte (FpV).

Los ediles opositores decidieron aprobar el proyecto pese al abierto rechazo de sus pares de Acción Marplatense, Santiago Bonifatti y Hécor Rosso, quienes advirtieron que con este medida se abriría un "conflicto" que ahora debería resolver el intendente Gustavo Pulti, debido a que los transportistas se muestran reticentes a implementar la tarjetas por aproximación y ya señalaron que en el caso de que se los obligue a utilizar este sistema la comuna deberá conceder una suba del 21,3% en el precio del boleto (ver aparte).

Vuelve la polémica por la tarifa

Por esa razón los concejales de la oposición pusieron sobre la mesa otro tema de discusión, al plantear que si los empresarios pretenden trasladarles a los usuarios el costo del nuevo sistema, habría que analizar la posibilidad de municipalizar o tercerizar la comercialización y el cobro del boleto.

Hacia el final del debate, la oposición pareció mostrar interés en que el oficialismo aceptara esta última propuesta a cambio de postergar la votación del expediente que impulsa el uso de las tarjetas por aproximación. Pero Acción Marplatense desestimó la idea, por lo que el proyecto se votó y quedó aprobado.

La iniciativa contaba hasta ayer con los despachos favorables de las comisiones de Transporte y de Legislación, por lo que el resultado que obtuvo en Hacienda permite que sea tratada en la próxima sesión plenaria del Concejo Deliberante, que se llevará a cabo el jueves próximo.

Se espera que hasta entonces haya nuevas definiciones por parte de los concejales, así como del Departamento Ejecutivo y en especial, de los transportistas.

Quejas por el actual sistema

Al dar sus argumentos a favor del proyecto, ayer la jefa del bloque de la UCR, Cristina Coria, se refirió a las falencias que presenta el actual sistema de tarjetas magnéticas al que calificó como "obsoleto", asegurando que ya no le ofrece ninguna garantía al usuario, que se ve perjudicado por fallas recurrentes y por la escasez de bocas de recarga. Y además sostuvo que los transportistas tampoco demuestran tener "voluntad de que funcione" como corresponde.

Asimismo Coria rechazó la pretensión de los empresarios de trasladar el costo de la renovación del sistema a los pasajeros, al subrayar que dentro de la tarifa ya existe un componente asociado a la compra de las actuales boleteras, adquiridas hace 14 años y a las que ya consideró "amortizadas".

Por ese motivo Coria consideró que no existirían razones para justificar una suba en el precio del boleto con motivo de un nuevo cambio de sistema.

En este contexto, la jefa del bloque radical propuso analizar la posibilidad de que la comuna asuma el control o concesione la comercialización del boleto. La idea fue respaldada por González, Beresiarte y Cordeu. Este último, incluso, adelantó que en días más presentará un proyecto en ese sentido.

La respuesta de Acción Marplatense giró en torno a los problemas que podría provocar la aprobación de las tarjetas por aproximación a la luz de la postura que ya manifestaron los empresarios al respecto. El concejal Rosso consideró que una medida de esta naturaleza debería ser aprobada por consenso y destacó que "si bien todos queremos un sistema mejor al actual hay que pensar en cuál es la oportunidad" para avanzar con el cambio.

Por su parte Bonifatti advirtió que con la aprobación de esta ordenanza "se crea una situación de conflicto" ya que a su entender la norma no establece cuál debe ser la vía de financiamiento para renovar el sistema "y deja al intendente en medio de un problema, al obligarlo a resolver la cuestión en un plazo de 90 días".

Comentá la nota