La oposición se enardeció por las facilidades dadas a un hotelero.

Objeciones al convenio con Sol del NOA SA.
El convenio firmado entre el Gobierno y la sociedad Sol del NOA, que propone construir y explotar un hotel cinco estrellas, será el centro de las críticas de los legisladores opositores durante la sesión que se concretará mañana, a partir de las 8.

El lunes 2, el Poder Ejecutivo aprobó el proyecto de inversión propuesto por el representante del grupo inversor, Gustavo Cinosi, que asciende a los U$S 40 millones. El emprendimiento se inscribe dentro del programa de Fomento a la Inversión, mediante el cual el Estado se compromete a realizar reintegros por hasta U$S 11 millones, a través de certificados de crédito fiscal. El hotel se instalará en el predio de la Provincia ubicado en avenida Soldati, entre calles Haití y Guatemala, que será vendido a la firma privada en unos $ 5 millones y que podrán ser pagados por Sol del NOA SA en un plazo de cinco años, con dos de gracia, en cuotas iguales, anuales y consecutivas, sin actualización ni intereses.

Precisamente, los legisladores José Cano (UCR) y Ricardo Bussi (FR) plantearon sus reparos al contenido del acuerdo. Puntualmente, objetaron que la Provincia venda un predio fiscal en pesos, pero que acuerde aportes para la concreción del emprendimiento privado en dólares. “Desconocemos los antecedentes de tasación del terreno, ¿por qué se lo vende por $ 5 millones? ¿quién lo tasó? Es un precio muy por debajo del valor de mercado”, advirtió Cano.

Bussi, en tanto, fue categórico: “es una barbaridad que se otorgue un crédito fiscal en dólares y que, a cambio, se venda un terreno en pesos. O sea, el compromiso de la Provincia con el inversor se fija en moneda extranjera. Pero el del inversor con la Provincia se pauta en moneda nacional. Entonces, o convierten los U$S 11 millones en pesos y los otorgamos así, o pasamos a dólares el precio del terreno y lo vendemos así. Lo contrario es una desigualdad manifiesta de condiciones en desmedro del dinero de los tucumanos”.

Por cuatro

Cano, además, planteó sus dudas respecto del costo de la obra. Recordó que, en 2006, la firma Starwood, dueña de la cadena Sheraton, anunció una inversión de U$S 100 millones en la construcción de 10 hoteles, teniendo en cuenta que cada habitación costaría, en promedio, unos U$S 100.000. “Si se hablan de U$S 40 millones en Tucumán, ¿entonces cada habitación demandará una inversión de U$S 400.000?”, preguntó. “Lamento que la Cámara se haya convertido en una institución para legitimar los negociados del Gobierno. Y este es uno de los más escandalosos del alperovichismo”, denunció.

El emprendimiento estará desgravado de impuestos provinciales por 15 años, con posibilidad de una extensión por otros cinco más, beneficio que enardeció a Bussi. “No estamos de acuerdo con se ofrezca una prórroga por otros cinco años de esa exención fiscal, pero si ese será el caso, que durante ese lapso la exención impositiva sea del 20%, ya que lo que se prorrogará es el porcentaje de exención del último año. Es alarmante que se siga otorgando el oro y el moro a los inversores extranjeros, mientras que para los tucumanos sólo hay presión fiscal, suba de impuestos y controles constantes que sólo persiguen como fin multar al contribuyente”, se quejó el republicano.

La de mañana será la segunda vez que la instalación de un hotel cinco estrellas se debata en el recinto. En diciembre, el oficialismo facultó al PE a firmar el convenio con la empresa Jomalu S.A. (dueña del Sheraton Pilar Hotel & Convention Center) para edificar el hotel. Cinosi, precisamente, es socio en ese emprendimiento.

Comentá la nota