Hay oposición que es ejemplar

Por suerte, para el oficialismo claro, no toda la oposición es igual. Hay una oposición que la tiene clara, con la que se puede mantener diálogos de gran altura política. Algunos se quedan maravillados (nosotros también, desde ya) de cómo puede haber dirigentes en el peronismo catamarqueño con los que al final del día, las cosas importantes, las verdaderamente importante, pueden arreglarse.

Para esta semana, después de firmar con el ministro Amado Boudou, el ingreso de Catamarca al Programa de Asistencia Financiera (PAF), el gobernador Eduardo Brizuela del Moral, pidió la rápida aprobación de una ley especial por parte de la Legislatura local, que permita poner punto final al acuerdo entre Nación y provincia.

Es un condición sine qua non impuesta por Nación, que para acceder al PAF se necesita obligadamente la aprobación del Poder Legislativo provincial.

Por suerte, ya lo dijimos, no toda la oposición justicialista local es igual; hay una oposición siempre dispuesta a las grandes cosas, que marcan la diferencia con el resto.

Ante este escenario económico difícil, el oficialismo ya encontró alguien en el justicialismo dispuesto a jugarse el todo por el todo, por la provincia obvio, por quién más. Justo es presidente de la Comisión de Hacienda y Finanzas de la Cámara de Diputados, se llama Raúl Jalil; quien rápido de reflejos le adivinó las intenciones a Eduardo Brizuela del Moral y antes de que plantee las bondades del Programa de Asistencia Financiera, él, Jalil, ya se mostró a favor de que la provincia acceda al PAF.

Marcando diferencia de esa oposición cerrada, obtusa, que practican otros justicialistas, el empresario dijo: "esto es favorable, porque va a favorecer financieramente a Catamarca en este tiempo de crisis"; con semejante nivel posición, se entiende que en el justicialismo pidan una brújula que lo oriente.

Hay otros en esa oposición justicialista verdaderamente maldita que le recomiendan la atención, no de un psicólogo, sino de todo el colegio de psicólogos de Catamarca. Es que no entienden que en la interna justicialista, Jalil juegue a favor de quienes le birlaron la posibilidad de su candidatura a diputado nacional; menos entenderán ahora que en lugar de oponerse a las pretensiones del FCS de endeudar más a la provincia, él, Jalil, distinto como es, esté a favor.

Eso se desprende de sus declaraciones a La Unión: "no es un proyecto complicado técnicamente (el que reclama que le aprueben urgente Brizuela del Moral), porque lo único que determina es que el Estado pueda refinanciar su deuda con la Nación que traerá beneficios. Este programa se utiliza para que se generen menos intereses y más tiempo para el pago de deuda".

Con semejantes consideraciones, es comprensible cómo estos dirigentes que se enrolan en la nueva política, se ganan rápidamente la confianza hasta de militantes del oficialismo.

Un irascible opositor, cualquiera, con mentalidad de almacenero, que no tiene la licenciatura en economía que consiguió Jalil en la universidad, saca cuenta que refinanciar una deuda nunca es gratis; que si alguien debe 10 cuotas de 100 (o sea 1000), cuando refinancia casi siempre busca bajar el monto de las cuotas, podría ser a 75, pero ya no son 10 las cuotas que debe, porque generalmente el numero de cuotas aumenta, pasan a ser 15 ( o sea que la deuda inicial de 1000 pasa a 1125).

Por suerte, ya dijimos para quien, la sociedad comprenderá el trámite legislativo que pretende Brizuela del Moral como lo plantea Jalil, "porque le permite a la provincia el refinanciamiento de deudas y no un mayor endeudamiento que, en ese caso, necesita una mayoría especial y, no como ahora, que se trata de un convenio".

La sociedad percibe los verdaderos intereses de estos dirigentes, que a diferencia de otros dirigentes justicialistas, miran al mundo todo el tiempo, porque son parte de él, saben integrarse, no se aíslan cada día mas. Sin lugar a dudas, Jalil es un buen espejo en quien toda la dirigencia justicialista podría mirarse, quizás cuando comiencen a ejercer con inteligencia sus propios intereses, que son los del conjunto claro.

Comentá la nota