La oposición dobla la apuesta a los K

La polémica por el uso de reservas del Banco Central y el plan K de presión a las provincias sumó un nuevo ingrediente ayer, cuando una diputada santafesina ingresó en la Cámara baja un proyecto para que la Nación coparticipe el total de lo recaudado por el impuesto al cheque.
Según los cálculos de la autora de la iniciativa, la socialista Alicia Ciciliani, eso reportaría 8.600 millones de pesos extra a las urgidas finanzas de casi todas las provincias.

El proyecto debe pasar por el filtro de comisiones, donde el kirchnerismo ya no tiene el control. La propuesta es una carta consensuada con otros sectores de la oposición. Por ejemplo, los diputados de Reutemann encolumnados en el peronismo federal también trabajan sobre una idea similar.

La propuesta forma parte de la agenda de los opositores santafesinos al gobierno K, pero en este caso ocurre justo cuando la Casa Rosada sondea a algunos gobernadores para que presionen a sus legisladores y otorguen apoyo a la creación del Fondo del Bicentenario.

MILLONADA. El impuesto al cheque –tal como se llama al gravamen sobre débitos y créditos bancarios– recaudará alrededor de 24 mil millones de pesos en 2010. Si bien la ley 25.413 establece que la Nación debe coparticipar el 30% de la recaudación de ese tributo, una serie de complejas detracciones dentro de la estructura de la distribución de recursos federales deja finalmente sólo el 15% para distribuir entre las provincias.

Ciciliani propone que ese impuesto pase a ser distribuido al 100 por ciento. "Las provincias están atravesando serios problemas financieros por la alta concentración de recursos en la Nación", señaló la legisladora. De acuerdo con la propuesta, provincias como Buenos Aires pasarían a percibir $ 1.824 millones extra; Santa Fe, unos 742 millones más; y Córdoba, unos 737 millones adicionales, por citar las cifras más significativas. La diputada socialista señaló que, de prosperar la iniciativa, "se estaría cumpliendo la letra de nuestra Constitución y sería la cancelación satisfactoria de una demorada deuda de la Nación para con los estados provinciales".

Bronca porque les niegan billetes, pero les exigen apoyo

El gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, se quejó de que el gobierno nacional niega a las provincias los fondos que reclaman, pero luego les pide apoyo para la creación del Fondo del Bicentenario.

"Dependemos mucho de la Nación, y después nos piden el voto", criticó el socialista, apremiado por el reclamo salarial que los gremios del sector público encararán a partir del próximo miércoles, cuando empiecen las negociaciones paritarias.

Binner reiteró, a tono con su ministro de Economía, Ángel Sciara, que "es imposible hablar de un 20% de incremento salarial desde el primer día", y recordó que en 2009 su administración otorgó a los estatales 15,5% de ajuste salarial.

"Dimos ese aumento calculando que la inflación sería del 12%, y finalmente fue de 14 puntos, según el INDEC", remarcó.

Comentá la nota