Oposición dividida: cuatro se pasaron a un tercer proyecto y las tasas del 2010 tendrán suba

Oposición dividida: cuatro se pasaron a un tercer proyecto y las tasas del 2010 tendrán suba
Tal como se había adelantado en la edición de este lunes, la oposición se terminó dividiendo: primero Julio Alem y luego otros tres ediles no sostuvieron la prórroga. Las subas ahora son un hecho. El Concejo quedó dividido en oficialismo, un "pan-oficialismo opositor" y oposición pura.
Cuatro concejales opositores pero cercanos al eseverrismo se bajaron del pedido de prórroga por 120 días, plantearon otro proyecto y dejaron a la oposición más dura sin los 11 votos que necesitaban para frenarle al Gobierno local la suba de tasas. A la luz quedó ahora un Concejo donde el oficialismo, con sólo 6 ediles, no tiene fuerza propia, pero lograron sostener su postura gracias cuatro votos "flotantes" que se cerraron detrás de la postura alternativa de Julio Alem.

La sesión tuvo de todo, incluso una fuerte arremetida de Gustavo Alvarez contra su ex bloque (Silly Cura e Ignacio Aramburu), un enojo de Ernesto Cladera cuando entendió que los cuatro votos flotantes terminaban siendo funcionales al eseverrismo y desprolijidades varias, que ponen a este Concejo bajo la mira.

Al final, fue 10 contra 10, y como la aprobación de tasas requiere mayoría simple (al menos 11), desde el año que viene se impone una fuerte suba en servicios urbanos, que nivelará en cerca de 60 pesos las contribuciones de la mayor parte de los hogares, estén donde estén.

La sesión arrancó siete minutos tarde: el PJ no llegaba y el presidente Franco Cominotto optó por esperar a los dos concejales, mientras ya todo era rumores y especulación sobre la cantidad de votos y hasta se ponía en duda la llegada de Miguel Santellán.

En prinicipio hubo aprobación por mayoría para declarar de interés público el tratamiento del tema que tuvo apoyos de los bloques Coalición, Justicialista, PI, PJ, Peronismo Federal, Unión Celeste y Blanco y Alem, argumentada por Gustavo Álvarez en la comprensión de que 37.000 cuentas, sobre un total de 43.000, se van a ver afectadas por la suba de tasas que algunos casos superará el 400%.

Ernesto Cladera, indignado: "hay oficialismo y neo-oficialismo", sostuvo.

Tras las posturas de Cladera, Milesi y Álvarez –quien apuntó directamente a Alem con su propuesta del martes: "si no tenemos 11 votos hoy todo lo presentado es vacío"- Frías hizo un detallada exposición de antecedentes judiciales y dictámenes del Tribunal de Cuentas que buscaron mostrar la ilegalidad del tratamiento, y que la mayoría del resto de los bloques optó por no contestar, excepto la Coalición: Victoria Wright expuso punto por punto las normativas y la naturaleza jurídica de las disposiciones que habilitaban el debate.

Alem expuso sus criterios tributarios y dio muestras de amplios conocimientos en materia de recaudación local antes de mostrar su proyecto de suba por zonas y explicitar cómo la mañana del martes terminó por definir el empate que se dio en el cierre: relató las diferencias que mantenía el Peronismo Federal (Sily Cura y Aramburu) con su propuesta, que llevaba una propia con pocos cambios.

El proyecto de Peronismo Federal quedó en comisión porque Álvarez logró rebatir la movida y evitar un cuarto proyecto en tratamiento, pero el de Alem siguió en pie hasta el final y llegó a votación para reunir los cuatro votos que evitaron la mayoría absoluta de la oposición.

Con el tercer proyecto presentado se pasó a cuarto intermedio: Cladera y Cominotto intentaron sumar el voto de Carola Patané (PRO) con reuniones en los pasillos y en el recinto, pero fue inútil. La concejal se mantuvo firme en el apoyo a Alem.

Gustavo Álvarez: "Todos tenemos propuestas y algunos la van

a presentar mañana, pero eso es vacío si no reunimos 11 votos hoy".

Retomada la sesión el PJ mostró su apoyo a la prórroga y adelantó que estudia un proyecto propio, Milesi hizo un último intento de unificar las posturas opositoras al señalar que su bloque también había presentado una alternativa de ordenanza fiscal que no esperaba debatir en el recinto, pero no prosperó.

Y Gustavo Álvarez retomó la palabra para intentar dejar en evidencia al curismo y obligarlos a definirse, y acusó al oficialismo de obstaculizar la formación de comisiones para debatir los proyectos.

Con las definiciones claras y sin los 11 votos necesarios, Cladera salió al cruce nuevamente para decir "hay oficialismo y hay neo-oficialismos" y calificó de "vergüenza" las presentaciones de Julio Alem y el cursimo, "se han votado proyectos que ni siquiera están escritos" lo que motivó las críticas (y hasta las risas) del oficialismo completo, que aprovechó el argumento para señalar que se había llevado a sesión un proyecto que pedía 90 días de prórroga (propuesta de FCC y Unión Celeste y Blanco) mientras se hablaba de 120 en el recinto (propuesta del PI), lo que motivó el enojo de Álvarez y nuevas críticas de éste último.

Gustavo Álvarez señaló el tiempo de pasar a la votación y se evidenció el 10 a 10: la oposición no se convencía y pidió el voto nominal que terminó en la enumeración del secretario para el taquígrafo de los bloques que tomaban una y otra postura.

Con el empate y sin posibilidad de sumar doble voto de la presidencia, la cláusula transitoria de la ordenanza Fiscal e Impositiva 2009 se mantiene en vigencia hasta el 31 de diciembre y cae para dar lugar a la suba de los mínimos a partir de enero de 2010.

Cuarto intermedio en el pasillo: el oficialismo, confiado en que la oposición no sumaba. Atrás, Cladera intenta convencer a Patané hasta último momento.

Comentá la nota