La oposición dispuesta para el llamado que hizo Cristina

Referentes de distintas fuerzas consultados por EL SIGLO coincidieron en que la convocatoria realizada por la Presidenta era un reclamo de toda la sociedad y que podría rendir frutos.

El llamado de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner "al más amplio diálogo de todos los sectores", formulado el jueves, desde Tucumán, en el marco de los festejos del 9 de Julio, sacudió el tablero político en el país, disparando voces a favor y en contra.

En nuestra provincia, la mayoría de los dirigentes consultados por EL SIGLO admitieron que se trata de un gesto positivo.

Aunque todos coincidieron en que este cambio de actitud en la Jefa de Estado refleja una necesidad del oficialismo de virar el timón para no terminar undiéndose del todo tras el fracaso electoral del 28 de junio, la mayoría también reconoció que el diálogo multisectorial planteado es fundamental para enfrentar los problemas que aquejan al país.

Sólo el dirigente del Partido Obrero, Daniel Blanco, expresó el rechazo de ese sector a la invitación presidencial, por considerarlo "antiobrero".

Por su parte, el laborista Renzo Cirnigliaro admitió que el diálogo propuesto por la Presidenta "es positivo", aunque puso reparos y opinó que no tendrá efectividad si es que no hay una mayor predisposición del Gobierno a reconocer sus errores.

En cambio, el radical José Cano, el republicano Claudio Viña y el peronista disidente Fernando Juri reconocieron que la invitación al diálogo permitiría encontrar respuestas a muchas de las dificultades por las que atraviesa la Argentina, en caso de que se concrete.

"No hace falta una invitación"

Los dirigentes de la oposición también remarcaron la necesidad de que el Gobierno local imite el gesto de la Nación y abra una mesa de diálogo.

A pesar de que el gobernador José Alperovich dijo días atrás que quería reunirse con la oposición (se refirió puntualmente a Cano) "para encontrar puntos en común", todo parece indicar que no pasará más allá de las palabras.

Al menos, así lo dejó entender a este diario el ministro de Gobierno y secretario general del PJ, Edmundo Jiménez.

"En Tucumán no hace falta una invitación formal para dialogar, porque éste gobierno siempre tuvo las puertas abiertas para escuchar las propuestas de todos los sectores, no sólo de los partidos de la oposición, sino también de los factores productivos, empresariales y gremiales, que pueden dar cuenta de ello", disparó el titular de la cartera política. El funcionario agregó que "al margen de que se concrete o no oficialmente el llamado al diálogo, en la provincia siempre se seguirá trabajando en la búsqueda de consensos con todos los sectores que tengan propuestas para Tucumán".

Por otro lado, Jiménez rescató la convocatoria de Cristina. "Es muy positivo el hecho de que la Presidenta haya planteado la necesidad de que el diálogo no sigua realizándose sólo sectorialmente, sino que el mismo sea más integral, con la participación de todos los sectores políticos, económicos y sociales, para construir un futuro para el país", resaltó.

Además, festejó la reforma política propuesta por la Presidenta "porque plantea que los partidos se pongan en movimiento y elijan a sus candidatos mediante internas. Esto es algo que hoy solamente cumple el PJ, a pesar de que está previsto en las cartas orgánicas de todas las fuerzas políticas", concluyó.

"Es algo que la sociedad reclamaba"

Para el legislador radical y senador electo por el Acuerdo Cívico y Social, José Cano, "la convocatoria de la Presidenta al diálogo, si bien es una respuesta a la derrota sufrida por el oficialismo en las urnas, es algo que la sociedad estaba reclamando. No se puede pensar que en la situación en que está el país sólo lo salva el matrimonio Kirchner, cuando hacen falta consensos la principal herramienta política que tiene la democracia", acotó. Tras advertir que "el tiempo dirá si este llamado fue solamente una expresión para darle el título a los diarios o un genuino llamado al diálogo, tras haber escuchado el mensaje de las urnas", Cano consideró oportuno que "Cristina comience el diálogo con el propio Cobos, en su carácter de presidente del Senado". Además, opinó que "hay que buscar consensos aún cuando existan diferencias de criterio y pensamiento".

Cano consideró, por otro lado que, "en Tucumán, el gobierno debería citar a todos los sectores para encontrar respuestas a los problemas de la sociedad, como la inseguridad, la drogadicción y la crisis que atraviesa la Justicia por la falta de un mecanismo transparente que permita cubrir los 34 cargos que están vacantes".

Finalmente, sostuvo que "el oficialismo no puede creerse dueño de la verdad, ni la oposición arrogarse roles que le competen al Gobierno".

"Un cambio que pedía la oposición"

"Creo este cambio de actitud en la Presidenta, que llamó al más amplio diálogo de todos los sectores, era un reclamo de toda la sociedad argentina y también lo que pedía la oposición desde hace tiempo". Así lo expresó el ex vicegobernador y referente de Unión Pro Federal en Tucumán, Fernando Juri, quien además opinó que "todos necesitamos que, mediante el diálogo, busquemos las soluciones que esperan los argentinos".

El peronista disidente dijo esperar que "en Tucumán Alperovich tome la misma iniciativa e invite a todos los sectores a aunar esfuerzos, porque es lo que necesita la sociedad, más allá de los resultados electorales. Es fundamental que convoque a todos, dejando de lado si se trata de ganadores o derrotados, porque en nuestro caso, si bien no obtuvimos una banca, representamos a más de 70 mil tucumanos que nos acompañaron en las urnas", subrayó.

Juri dijo que desde el sector que él representa están "dispuestos a debatir los temas más urgentes del país y de Tucumán, en un marco de diálogo franco y abierto, que permita encontrar soluciones y no sólo propuestas. Nunca es tarde para darse cuenta de que es necesario replantear la forma de Gobernar desde la prepotencia, priorizando el diálogo y los consensos con los que se nutre la democracia, porque nada es para siempre", disparó.

"Una convocatoria antiobrera"

El titular del Partido Obrero (PO) en Tucumán, Daniel Blanco, expresó el rechazo de ese sector de izquierda "a una convocatoria antiobrera, en la que terminarán de negociará el levantamiento definitivo de las partidarias para reestablecer el sistema de negociaciones salariales de la década del 90, con Carlos Menem y Domingo Cavallo".

Agregó que este llamado al diálogo "es parte de una maniobra política de un gobierno que fue derrotado en las últimas elecciones y está obligado a sentarse con los representantes de los partidos y las cámaras empresariales para unificar una agenda que sólo tiene en cuenta los reclamos del gran capital y bajo ninguna circunstancia los reclamos de los trabajadores". "Por ello -agregó Blanco- el PO denuncia el contenido antiobrero de la convocatoria Presidencial al diálogo y convoca a los trabajadores a asambleas permanentes, porque será la única manera de hacer frente a la lucha por las mejoras salariales y conquistas laborales".

"Un gesto positivo, si se concreta"

El edil capitalino y ex candidato a diputado nacional por Fuerza Republicana, Claudio Viña, opinó que "es muy positivo este gesto de la Presidenta de convocar al diálogo, si es que el mismo se concreta y queda en el mero discurso".

En tal sentido, dijo que "es importante que (el diálogo) se lleve a los hechos y que del mismo surjan políticas distintas a las que tiene en carpeta el PEN. Si lo que buscan es que todos los opositores coincidamos con el modelo actual, la invitación no servirá para nada", advirtió.

Viña consideró que "este cambio de actitud de Cristina es el resultado de la derrota en las urnas, lo cual también se reflejó con su visita de 14 horas a Tucumán, en la que fue por primera vez al Tedeum y lanzó este llamado al diálogo. La Presidenta está haciendo un aprendizaje acelerado de convivencia democrática, después de los magros resultados obtenidos el 28 de junio", ironizó.

Por otro lado, consideró necesario "que el Gobernador imite esa actitud y cumpla con su anuncio de que quiere buscar puntos en común con la oposición, que abra una mesa de diálogo. Que José Alperovich deje de pensar un instante en su reelección y comience a discutir con todos los sectores los problemas que le aquejan hoy a los tucumanos y no su futuro político", sentenció el dirigente republicano.

Para Renzo, "falta concertación"

El legislador Osvaldo "Renzo" Cirnigliaro (Partido Laborista) recordó que "el diálogo es el instrumento esencial de la actividad política", y agregó que "para que el mismo exista se requieren algunas condiciones previas que no siempre se dan". En tal sentido, sostuvo que "en primer lugar, el diálogo debe tener un objetivo, porque de lo contrario los encuentros no pasarían de ser una charla de café; y en segundo lugar, tiene que haber una metodología específica, que en el caso del peronismo es la concertación, como modelo de gobierno. Desde el gobierno de Perón en 1973 hasta la fecha nunca hubo una real concertación, sino que únicamente hubo decisiones unilaterales por parte de los gobiernos sobre el destino del país y sus habitantes", acotó.. Renzo admitió que "siempre es necesario confiar en el diálogo", aunque aclaró: "Teniendo en cuenta los enroques en el gabinete definidos por la presidenta tras el 28 de junio, no creo que este llamado sirva de mucho".

Según el opositor "lo que reclama la sociedad, y que quedó plasmado en las últimas elecciones, es un cambio de actitud en el Gobierno nacional" y, en ese contexto, opinó que el diálogo puede resultar útil y ayudar a resolver los problemas del país". No obstante, subrayó: "Cuando un gobierno va mal y es como un enfermo que no reconoce su enfermedad, es difícil que pueda curarse".

Comentá la nota