La oposición dice que es un triunfo y pide extraordinarias

La oposición dice que es un triunfo y pide extraordinarias
Insiste en que debe discutirse en el Parlamento el DNU sobre las reservas.
Satisfacción por lo que consideraron un "triunfo", fuertes críticas a su discurso y la insistencia de un reclamo: el llamado a sesiones extraordinarias. Así reaccionaron los referentes de la oposición al anuncio de Cristina Kirchner de permitir el pronunciamiento del Congreso, a partir de una comisión bicameral, antes de avanzar en la remoción de Martín Redrado del Banco Central.

Diferentes sectores del arco anti K coincidieron en celebrar la decisión de la Presidenta ("nos dio la razón", remarcaron), aunque contrapusieron que la solución al conflicto se mantendrá lejos hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo, el decreto que dispuso el pago de deuda pública con 6.569 millones de dólares de reservas, para lo que resulta necesario -a criterio de los opositores- la intervención del Congreso. En ese sentido, insistieron en la exigencia de una convocatoria a sesiones extraordinarias, ya no en tono medido como en la carta de la semana pasada. Las palabras de Cristina dejando esa instancia para marzo generaron duras críticas.

El peronismo disidente y la Coalición Cívica se pronunciaron en conjunto. "La Presidenta se niega a su deber constitucional de convocar a sesiones extraordinarias, pero lo deberá hacer en poco tiempo. Y si no, habrá autoconvocatoria porque debe derogarse el DNU que pone en peligro las reservas de todos los argentinos frente a los fondos buitres", expresaron. También pidieron la derogación del decreto que intentó remover a Redrado, porque "de lo contrario carece de entidad la convocatoria a la bicameral, que debe ser previa a su destitución".

Desde el radicalismo se acumularon los cuestionamientos. "No entendió nada, actúa igual que con la crisis del campo: no acepta las propuestas de la oposición, sigue cerrada, autorreferente y autojustificándose", aseguró el jefe de bloque de los senadores, Gerardo Morales. Otro crítico fue Ernesto Sanz: "La sociedad pretende una Presidenta que resuelva los conflictos y no que construya todos los días un escenario de agravios, improperios y acusaciones que generan escepticismo y crispación". Y, esta vez, salió en defensa de Julio Cobos: "Debe dejar de atacar al vicepresidente, que ninguna culpa tiene en este conflicto y a quien utiliza como excusa para ocultar un hecho muchísimo más grave: el rojo de las cuentas públicas".

Alfonso Prat Gay, quien será confirmado como titular de la comisión de Finanzas e integrará la bicameral, adelantó que se tomará su tiempo para pronunciarse: "Debemos darle el tratamiento profundo que se merece una cuestión tan seria y grave institucionalmente". Ese tratamiento incluirá la defensa de Redrado y otros invitados a la comisión, más allá del apuro con el que intentará avanzar el kirchnerismo. Para emitir el dictamen sobre el desplazamiento de Pedro Pou, los miembros de la bicameral demoraron casi dos meses.

Para Patricia Bullrich, de la Coalición Cívica, "es un triunfo de la oposición, aunque ahora falta el llamado a extraordinarias". El socialismo, a través de Mónica Fein -titular del bloque en Diputados- también pidió la intervención del Congreso. Un reclamo repetido entre la "satisfacción" y las críticas al discurso de la Presidenta.

Comentá la nota