La oposición desafía a Kirchner a un debate público por TV

Horas después de la oficialización de las listas de candidatos, se lo reclaman Francisco De Narváez, del PJ disidente y Margarita Stolbizer, del Acuerdo Cívico y Social, sus principales competidores en Provincia. El ex presidente no aceptaría.
Despejadas las incógnitas y las especulaciones sobre candidaturas, tras formalizarse las listas en la Justicia electoral, los dos principales candidatos de la oposición en la provincia de Buenos Aires, Francisco de Narváez (Unión-Pro) y Margarita Stolbizer (Acuerdo Cívico y Social), desafiaron al ex presidente Néstor Kirchner a un debate televisivo para discutir cara a cara en el tramo final de la campaña.

De Narváez y Stolbizer quieren encontrarse en un estudio de televisión y confrontar entre sí y con Kirchner. Pero el ex presidente --que va primero en las encuestas, aunque se discute cuán holgada es su ventaja-- no estaría dispuesto a ser la tercera pata delante de los reflectores.

Al menos un canal de noticias ya habría iniciado contactos con los candidatos para ser anfitrión de ese debate. Kirchner es el único que no habría dado señales positivas. Clarín intentó comunicarse ayer con sus voceros para tener precisiones, pero no tuvo respuesta a los llamados.

"Espero que Kirchner no equivoque la decisión porque en su carácter de ex presidente, y presidiendo el gobierno de su esposa, tiene la mayor responsabilidad", atizó el fuego De Narváez.

"Si no se presenta a debatir significa su retiro del campo de las ideas para basarse en la fuerza, el aparato político y del Estado para hacer su campaña. Mostraría su incapacidad de ser parte de un gobierno democrático", afirmó a Clarín el diputado disidente, que busca renovar mandato y ser aglutinador del PJ poskirchnerista.

Stolbizer dijo a Clarín que "vamos a exigir el debate, pero lamentablemente creemos que Kirchner no se va a animar. Ni él ni su esposa Cristina han debatido nunca. Su estrategia siempre ha sido la confrontación y la descalificación".

Para Stolbizer, "el debate tiene que ser con Kirchner. No vamos a aceptar a los truchos o testimoniales que vienen abajo en su lista, como Daniel Scioli o Sergio Massa, porque no van a asumir y lo que hay que confrontar es lo que cada uno está dispuesto a trabajar".

Para el caso de que Kirchner no se presentase, De Narváez sostuvo que debería evaluar la conveniencia de "forzar" un debate con Stolbizer. Esta señaló en cambio que no tendría problemas, y que de hecho se vienen cruzando en la televisión. "Pero el sentido para nosotros es debatir con los dos, y demostrar que son el original y la copia de lo mismo, el PJ que gobierna la provincia hace 22 años".

Por peso electoral (el 37% del padrón nacional), y por ponerse en juego la candidatura de Kirchner, cuya performance será decisiva para el proyecto político del matrimonio que gobierna desde 2003, Buenos Aires es el distrito más atractivo. El kirchnerismo considera que librará un plebiscito a favor o en contra del Gobierno y puso toda la carne al asador, con Kirchner, Daniel Scioli y 45 intendentes como candidatos "testimoniales" en sus distritos.

Nunca hubo debates decisivos en la Argentina. El primero en las encuestas cree que tiene más para perder que para ganar. Los otros, que creían tener una ocasión para acortar distancias, explotan políticamente esa negativa. Un caso muy recordado es el spot del radical Eduardo Angeloz en 1989, que mostraba en primer plano la "silla vacía" que Carlos Menem no había querido ocupar. El debate no se incorporó a la cultura política en las presidenciales, como en otros países que es casi una obligación y un compromiso con la ciudadanía.

En las últimas elecciones a jefe de Gobierno porteño, hubo en cambio una atractiva tenida entre Mauricio Macri, su antecesor Jorge Telerman y el kirchnerista Daniel Filmus.

Las legislativas vienen siendo también muy generosas en propiciar debates entre quienes aspiran a incorporarse al Congreso. Habrá que ver qué pasa esta vez.

Comentá la nota