La oposición defendió el contenido de la regulación para súper e hipermercados

Los concejales opositores que aprobaron la regulación para el comercio de alimentos defendieron el contenido de la norma. El intendente pretende que el texto sea modificado por el mismo Concejo. Pero los ediles siguen firmes y se mostraron poco permeables a reconsiderar el expediente.
Los trece concejales que aprobaron la ordenanza que regula la radicación de nuevos autoservicios dedicados a la venta de alimentos salieron ayer en defensa del contenido de la norma, demostrando que existe un escasísimo margen para que el intendente Gustavo Pulti los convenza de revisar el texto. "El intendente tiene dos caminos. Puede promulgar la ordenanza o vetarla, parcial o totalmente", dijo ayer el radical Walter Malaguti. De este modo, el jefe de la bancada de la UCR dejó en claro que por ahora la oposición no tiene intenciones de seguir el camino trazado por el oficialismo, que pretende devolverle el expediente al Concejo para que allí sea reconsiderado y, llegado el caso, sean eliminados algunos artículos controvertidos.

La voz de los concejales radicales, de la Concertación Plural, la Coalición Cívica y del bloque unipersonal Mar del Plata Batán-K se hizo escuchar ayer en una conferencia de prensa, a la que asistieron en pleno los 13 ediles que el 9 de octubre aprobaron la norma que regula la radicación mini, maxi, súper e hipermercados en el Partido de General Pueyrredon. La ordenanza contiene varios artículos polémicos incluidos a instancia de estas bancadas que claramente no son bien vistos por el gobierno municipal. La misma opinión es compartida por algunas entidades comerciales y gremios como la Uocra y parte del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC) que anteayer se manifestaron frente a la comuna para reclamar que la norma sea revisada o bien vetada por el intendente. Pulti lanzó semanas atrás la propuesta de que sea el Concejo el que revea la medida.

Evidentemente, el jefe comunal no se muestra propenso a hacer las correcciones que cree necesarias por su cuenta, utilizando su facultad de veto. Pero para lograr que el Concejo se haga cargo del tema otra vez, debería tener el visto bueno de los dos tercios de los concejales (es decir 16), quienes son en definitiva, los que deben resolver si desean o no reconsiderar del expediente en el recinto. El hecho de que ayer los 13 ediles que le dieron despacho favorable a la ordenanza realizaran una conferencia de prensa para reafirmar su postura, dejó en claro que las posibilidades de que la estrategia de Pulti tenga éxito son escasas.

Los concejales se concentraron en explicar el contenido de la norma que aprobaron y en denunciar que desde el oficialismo se está "manipulando" la información. Según dijeron, existen "interpretaciones parciales" y "gruesos errores" acerca de cuál será el efecto de aplicar esta ordenanza. Durante la conferencia de prensa, tomaron la palabra el radical Walter Malaguti y la concejal de la Coalición Cívica, Leticia González, quienes se ocuparon de aclarar, punto por punto, el alcance de la regulación. Según dijeron, la norma tiene el único propósito de regular la "localización, instalación y habilitación de autoservicios de venta minorista de alimentos" por lo que su alcance está acotado sólo a ese rubro. "Esto no comprende a shoppings, galerías comerciales, ferias, distribuidoras mayoristas o mercados", aseguraron.

Luego de eso, se dedicaron a precisar cuál sería el efecto de aplicar el coeficiente de saturación, que supone la creación de un cupo total de superficie-válido en todo el Partido- para el funcionamiento de locales del rubro que superen los 191 metros cuadrados. Según dijeron los ediles, la medida no representa ningún "cerrojo" como viene sosteniendo el oficialismo ya que los comercios de menos de 190 metros cuadrados tendrán total libertad para instalarse en cualquier punto de la ciudad. Y aclararon que el coeficiente sólo se aplicaría sobre las superficies mayores, precisando que es el Departamento Ejecutivo el que debe establecer cuál será la cifra de metros cuadrados totales habilitables para el rubro.

En ese sentido, los concejales indicaron que le dieron al gobierno 180 días para que elabore un coeficiente que tenga en cuenta cuál es la actual superficie destinada a la actividad, para ponerla en relación con la cantidad de habitantes del Partido, ya sean permanentes o turistas. Asimismo hicieron notar que esta regulación tampoco clausura la posibilidad de que se instalen hipermercados (con superficies mayores a 1800 metros cuadrados) ya esta clase de establecimientos podrán radicarse fuera del ejido urbano y si el coeficiente lo admite.

Finalmente hicieron alusión a otro artículo polémico, como es el que habla de la imposición de distancias mínimas. Según explicaron, este requisito deberá ser cumplido sólo en el macrocentro por los nuevos comercios de entre 191 y 600 metros de superficie, que tendrán que instalarse al menos a 300 metros de distancia de otro local igual o menor preexistente.

Comentá la nota