“La oposición no debe tenerles miedo a las urnas”, dice Caponio

Según el secretario de Gobierno, es el pueblo el que debe decidir la continuidad de una gestión. Según el funcionario, las vacantes en los tribunales justifican por sí mismas una nueva modificación de la Carta Magna provincial.
“Perón decía que la verdadera democracia es aquella en la que el Gobierno hace lo que el pueblo quiere. La oposición, que vive pendiente de lo que hace el gobernador (José Alperovich) no debe tenerles miedo a las urnas. Es el pueblo el que debe definir, en el cuarto oscuro, si él sigue, o no, conduciendo los destinos de la provincia”. Las definiciones son del secretario de Gobierno, Marcelo Caponio, quien defendió la convocatoria a una nueva reforma constitucional, anunciada por el mandatario provincial. (Ver “Alperovich dijo...”)

“Nos enfrentamos a dos cuestiones acuciantes. La primera consiste en que, luego del fallo de la Corte (del 8 de setiembre, que declaró inconstitucional la delegación en el Ejecutivo de la conformación del Consejo Asesor de la Magistratura), existen las más diversas interpretaciones respecto de qué sistema de selección de jueces debemos tener. Mientras tanto, sigue sin solucionarse el problema de las vacancias. Tenemos ahí un verdadero hueco institucional. Dar una solución a esa cuestión justifica, por sí solo, la reforma de la Carta Magna”

Precisamente, Caponio recordó que, a partir del mencionado pronunciamiento de la Corte, el Poder Ejecutivo barajó la posibilidad concreta de impulsar una nueva modificación constitucional. “De hecho, el presidente subrogante de la Legislatura (Sergio Mansilla) presentó (el 9 de setiembre) un proyecto de reforma total de la Constitución, que luego retiró”, recordó.

La segunda cuestión que, según el funcionario, justifica la necesidad de reformar la Ley Fundamental, es de índole política: una nueva reelección para Alperovich.

“El artículo 159 dice específicamente que el mandato de quienes ejercen cargos electivos al momento de la sanción de la nueva Constitución (6 de junio de 2006) no será considerado como el primero: por tal se tendrá al período 2007/2011. La norma es perfectamente clara y no deja lugar a dudas desde el punto de vista interpretativo. Sin embargo, también está cuestionado y su aplicación está pendiente de una resolución judicial. Entonces, una salida es establecer en la Carta Magna la posibilidad de que el pueblo pueda decidir si quiere que el gobernador continúe con su tarea por cuatro años más, hasta 2015, de manera que no pueda ser impugnada judicialmente”, aseveró.

“Lo paradójico de este tema es que, en 2006, hubo asesores que le propusieron al gobernador que pautará la reelección indefinida, como ocurre en varias provincias. Pero él se opuso, con la convicción de que debía haber alternancia. Por esa propia autolimitación, lo cuestionan ante la Justicia”, dijo.

Caponio dijo que no debe descartarse que la enmienda por impulsar sea parcial, pero sí se mostró partidario de que se realice después de los comicios de parlamentarios nacionales de octubre. “Toda elección es un plebiscito de la gestión, y esta no será la excepción. Los resultados también hablarán de la necesidad de encarar la reforma. Y el gobernador salió airoso de todas esas consultas”, consignó.

Comentá la nota