La oposición debe conseguir sus fiscales

Por Fernando Gonzalez

Entre todas las críticas que la oposición le hace al kirchnerismo por el escrutinio de la elección del 28 de junio, hay una que no tiene consistencia. Y es cuando cuestiona la fiscalización del conteo de votos para la larga noche de ese domingo. Solo en la provincia de Buenos Aires, la oposición necesita 40.000 fiscales para ocupar todas las mesas de votación en las escuelas y, además, 5.000 fiscales generales que ayuden a controlar las irregularidades

Y si la oposición no consigue todos esos fiscales será por culpas propias. La decadencia de la militancia política y la pobre vida interna de la UCR explican las dificultades de ese partido de 100 años para conseguirlos. Con menos historia en la política, la Coalición Cívica todavía no creció como para sembrar de fiscales la provincia. Y Unión-PRO es un proyecto de apenas unos años que busca compensar con el marketing su casi nula inserción en las organizaciones de formación partidaria.

Con esa debilidad estructural deberán enfrentar a un justicialismo siempre omnipresente en el poblado Gran Buenos Aires. Pero la historia enseña que el mejor remedio para evitar las prácticas fraudulentas en cualquier elección es contar con la gente suficiente para controlar el ejercicio democrático del voto.

Comentá la nota