La oposición criticó la reforma política

Con críticas que unieron a espacios de la centroizquierda y centroderecha del país, los principales referentes de la oposición rechazaron ayer el proyecto de reforma política oficialista anunciado por la presidenta Cristina Kirchner y se ausentaron del acto oficial.
Entre otros, así se manifestaron Elisa Carrió (Coalición Cívica); Gerardo Morales (UCR); Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur); Humberto Tumini (Libres del Sur); y Vilma Ripoll (MST); entre otros.

En tanto, Carrió sostuvo que el proyecto de reforma política girado al Congreso tiene como objetivo "mantener la esclavitud social al servicio del sostenimiento del político de turno".

"El objetivo es mantener la esclavitud social al servicio del mantenimiento del político de turno para ganar después una supuesta interna abierta", subrayó la diputada electa en conferencia de prensa. Si bien señaló que "este tipo de reformas son necesarias, no son urgentes" al sostener que "lo urgente es el hambre y la inseguridad y no el modo de acceso al poder en 2011, que no forma parte de la agenda política y social de la oposición".

Por su parte, el titular del radicalismo, Gerardo Morales, sostuvo que "no es prioridad" el tratamiento de la reforma política antes del 10 de diciembre y se mostró favorable a darle tratamiento legislativo recién "a mitad del año que viene".

"El tema es que no forma parte de la prioridad en el marco de la agenda que hemos definido. No creemos que la gente esté caminando por las calles cortándose las venas por la reforma electoral", sostuvo.

El gobernador socialista de Santa Fe, Hermes Binner, ya adelantó su respaldo al proyecto oficialista pero sus legisladores prefirieron mostrarse cautos ante el anuncio de la primera mandataria. La presidenta del bloque de diputados del PS, Silvia Augsburger, señaló que esperan a "tener el proyecto en la mano para dar una opinión definitiva" aunque insistieron que "no es urgente tratar la reforma política en estos momentos".

"Debemos aprovechar la actual composición del Congreso y avanzar decididamente en un ingreso universal a la niñez", afirmó la socialista.

Por su parte, el líder de Proyecto Sur, Fernando Pino Solanas, aseguró que la iniciativa de reforma política del gobierno es "loable para mejorar la transparencia" de la actividad, pero advirtió que en el fondo está "hecha a medida del regreso de Néstor Kirchner en 2011".

El diputado nacional electo por la Ciudad de Buenos Aires señaló que la iniciativa gubernamental busca también "volver a instaurar el bipartidismo y eliminar de la competencia a las fuerzas políticas más chicas".

Tumini, referente del Movimiento Libres del Sur, desmintió que ese espacio haya participado de la mesa de diálogo político y denunció que las internas abiertas responden a una necesidad de los partidos tradicionales. Por su parte, la dirigente Vilma Ripoll (MST-Nueva Izquierda) afirmó que el proyecto oficialista "más que los ‘candidatos a dedo’, lo que quieren eliminar es a todo partido salvo al PJ y a la UCR".

Comentá la nota