La oposición criticó la reforma impositiva

Desde el radicalismo y Libres del Sur se afirmó que es una medida regresiva.

El proyecto enviado el miércoles por Sapag a la Legislatura eleva a 3% la alícuota de Ingresos Brutos y grava actividades que estaban exentas.

Neuquén > El proyecto que presentó el Poder Ejecutivo sobre el Código Fiscal y la ley impositiva generó reticencias en los diputados de la oposición.

La iniciativa, que envió el gobernador Jorge Sapag a la Legislatura y que fue girada en la sesión del miércoles a la Comisión de Hacienda, eleva a un 3% la alícuota general del impuesto sobre los Ingresos Brutos que en la actualidad es del 2%. El objetivo del proyecto es generar nuevos ingresos para reducir el déficit fiscal provincial.

Si bien los legisladores oficialistas ya habían adelantado que el Ejecutivo estaba trabajando en este proyecto, su concreción fue demorada a causa de la crisis financiera internacional.

Pocos diputados expresaron su opinión ya que, según explicaron, todavía no habían estudiado las más de 100 hojas que tiene el proyecto.

Desde la Concertación, el diputado radical Gastón Contardi rechazó la iniciativa que se contrapone con una de su autoría que está en comisión y que busca generar empleo para los grupos etarios más vulnerables mediante beneficios en los ingresos brutos al empresario.

"La reforma tributaria propuesta por el gobierno provincial no hace más que conseguir un efecto inverso al deseado, en vez de mejorar la recaudación no tengo dudas que la disminuirá. Esto, en consecuencia, produce una baja de las arcas del Estado favoreciendo su crisis financiera", argumentó el legislador.

En tanto, desde Libres del Sur, Paula Sánchez expresó que la suba del impuesto a los ingresos brutos "es una política de carácter regresivo porque sigue manteniendo la mayor carga impositiva sobre aquellos productos de consumo, los cuales absorben el golpe financiero y lo trasladan al consumidor, al bolsillo de la gente con el aumento del valor de ese producto".

La diputada dijo que le hubiera gustado ver en la iniciativa del Ejecutivo un cambio en los impuestos inmobiliarios para que aumenten sobre las tierras ociosas sin producción o a los inmuebles suntuosos "para que sean los que más tienen los que más aporten y no al revés".

Impacto al privado

Contardi manifestó que el principal perjudicado será el empresario privado: "No se puede seguir presionando a la actividad privada para solventar el malgasto de un Estado ineficiente e ineficaz, que tiene los recursos necesarios pero no sabe administrarlos, lo que se refleja en el aumento de los gastos corrientes".

Y agregó que mientras otras provincias y países bajan los impuestos para generar empleo genuino y reactivar la economía, Neuquén va por el camino inverso. "Así -dijo- se logra una disminución de posibles inversiones, se generan condiciones adversas para el sostenimiento de la actividad privada, lo que deriva en más desempleo y consecuentemente más subsidios potenciando, de esta manera, el círculo vicioso que alimenta esta administración".

Según el proyecto, en el presupuesto provincial 2009 se estiman recaudar 917 millones de pesos en ingresos brutos, 124 en sellos y 45 en inmobiliario, lo que representa el 18% del total.

Comentá la nota