La oposición catalogó de "asistencialista" a la gestión Lunghi por suspender los Juegos.

Concejales consideraron que el Ejecutivo "no valora a la política social como una inversión a futuro, sino como un mero gasto del Estado". Llamaron a garantizar la "inclusión" y la "permanencia" en la actividad física.
Concejales de la oposición tildaron ayer de "asistencialista" a la gestión del intendente Miguel Lunghi, por suspender la etapa local de los Juegos Deportivos Bonaerenses en las áreas de cultura, deporte y abuelos.

Los ediles del Frente para la Victoria, Adriana Calvar, Eduardo Ferrer y Carlos Calvi; de Unión Peronista, Carlos Mansilla; y del Partido Justicialista, Raúl Escudero, cuestionaron la actitud del Ejecutivo municipal a través de un comunicado titulado "Ausentes en el deporte, Tandil no participará en los Juegos Deportivos Bonaerenses".

La comuna anunció la medida el pasado viernes y la fundamentó en "la actual situación económico financiera por la que atraviesa el país y de la que no es ajena este Municipio".

La gestión del intendente Lunghi también cuestionó que "para la realización de este programa el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires envía un monto por participante para cubrir gastos de estadía y comida en Mar del Plata, aunque dicho aporte no alcanza a cubrir los valores reales que se presentan en el mercado, por lo que la diferencia requeriría, como en años anteriores, una importante erogación de dinero".

Además, insistió que la decisión fue consecuencia de "considerar prioridad las necesidades y problemáticas a las que debe hacer frente el Municipio, en cuanto responsable directo en áreas como las de Desarrollo Social y Salud, frente a aquellos programas en los que voluntariamente la comuna contribuía con el Gobierno provincial cuando esto era posible".

Fomentar

la actividad

Los ediles opositores criticaron la medida porque "el deporte tendría que contribuir, como en otras etapas de nuestra historia, al mejoramiento de la calidad de vida de la población, y el Estado municipal debería garantizar su práctica ordenada y responsable, mediante un adecuado estímulo y fomento de la actividad".

"Renunciar a este compromiso es renunciar a una de las principales herramientas de inclusión e inserción social", manifestaron los concejales.

En la misiva, advirtieron que "una de las responsabilidades del Estado municipal, en el marco del desarrollo de políticas sociales, es garantizar la inclusión y permanencia de los habitantes en la práctica del deporte, la actividad física y la recreación, elaborando proyectos y poniendo en marcha programas que estimulen la participación de los individuos, cualquiera sea su condición, desde la niñez hasta la tercera edad y teniendo especial atención en quienes tienen capacidades diferentes, aumentando, diversificando y manteniendo las posibilidades de acceder a su práctica".

Por último, los bloques opositores consideraron que los dichos de los funcionarios locales demuestran que, "más allá de cualquier declaración formal, el Gobierno comunal no considera el deporte como un bien cultural y derecho del pueblo y, como tal, no tiene un lugar dentro de las políticas culturales, educativas, de salud, y de acción social".

"Así reafirma su concepción asistencialista de la política social, ya que no la valora como una inversión a futuro sino como un mero gasto del Estado", finaliza el texto.

Comentá la nota