La oposición busca que funcionarios del gobierno expliquen lo que pasó

La oposición busca que funcionarios del gobierno expliquen lo que pasó

Lo pedirá hoy el bloque de Acción Marplatense en la reunión de jefes de bancada. El radicalismo reaccionó con críticas al ex titular del Emvial y un apoyo a la decisión de echarlo.

¿El vehículo municipal Ford Ranger, dominio KKY055, viajó a la provincia de Córdoba a retirar un hidroelevador? ¿En qué fecha? ¿Quiénes fueron los agentes municipales que viajaron? ¿Hubo gastos y viáticos? ¿De qué tipo y cuáles fueron las circunstancias del siniestro que sufrió ese vehículo? ¿Cuáles fueron los daños y el monto para repararlo? ¿Cuál es la situación actual de la camioneta? Esos son algunos de los interrogantes que los bloques de la oposición se hacen sobre el accidente que ocultó el despedido presidente del Ente Municipal de Vialidad y Alumbrado (Emvial), Miguel Angel Guzmán, con una camioneta oficial en San Luis.

Así contados, parecen muchos, pero no son los únicos. Es que todavía no hubo una versión oficial respecto a lo que ocurrió y en el Concejo Deliberante se preguntan cómo fue posible que el episodio fuera ocultado durante 46 días y que no se sepa dónde está la camioneta.

Para aclarar las dudas, la presidenta del bloque de Acción Marplatense (AM), Claudia Rodríguez, pedirá hoy en la reunión de labor legislativa (en la que participan los jefes de cada bancada) que funcionarios del gobierno municipal expliquen qué fue lo que verdaderamente sucedió con Guzmán. Hasta ahora, tanto los opositores como el radicalismo (el bloque aliado al oficialista Agrupación Atlántica) sólo saben lo que publicó LA CAPITAL el miércoles. Es decir, que Guzmán, a bordo de una camioneta del Emvial, volcó en la ruta provincial 11 de San Luis, a la altura de la estancia La Moneda, a 15 kilómetros de la localidad de Alto Pelado. Y que cuando este diario lo consultó, dijo que había viajado con dos mecánicos del Emvial, cuando en realidad iba acompañado de su hija de 13 años. Guzmán también mintió sobre las circunstancias y el lugar del hecho. “Se rompió el motor en Córdoba”, adujo.

Tras la revelación de LA CAPITAL, el intendente Carlos Arroyo echó al funcionario, al que, según admitió en una reunión de gabinete, quería como “un hijo”. Ese mismo día, el secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, argumentó que la decisión de Arroyo era una “señal de transparencia”.

“No nos parece una imagen de transparencia que no se dé una versión oficial de lo que pasó”, respondió ayer la titular del bloque de Acción Marplatense. “Está el pedido de renuncia, pero no la versión oficial”, insistió Rodríguez, asombrada.

Junto con el Frente para la Victoria y el concejal Balut Tarifa Arenas, AM presentó un pedido de informes y solicitó al intendente que denuncie el hecho en la Justicia, lo que por el momento Arroyo no hizo.

La intención opositora es que Vicente o Mariano Bowden (el vicepresidente del Emvial que quedó interinamente a cargo del ente) detallen a los concejales qué sucedió y cuáles serán las acciones que promoverá el gobierno para investigar el hecho.

“Creemos que Bowden puede tener más información de la que nosotros disponemos. El fue vicepresidente del Emvial durante el período en que Guzmán fue presidente”, comentó un edil.

Concretamente, la oposición sospecha que una red de complicidades permitió a Guzmán ocultar por tanto tiempo el hecho. Y que eso incluso lo ayudó a sortear sin dificultades el acuerdo del Concejo, que avaló por unanimidad la designación de Guzmán el 14 de enero, cinco días después del vuelco.

La reacción radical

La reacción del radicalismo, aliado del gobierno de Arroyo, intercaló críticas al ex funcionario con un respaldo a la decisión del intendente de pedirle la renuncia.

“Me pareció lamentable todo lo que pasó. El accidente y la decisión que tomó (Guzmán) de no informarlo correctamente. Desconozco los detalles de la cosa, pero me parece que ha sido claro el mensaje del intendente, la resolución que tomó rápidamente”, dijo a LA CAPITAL la presidenta del bloque de concejales, Cristina Coria.

“Eso no hace más que confirmar la directiva básica que el intendente le ha dado a todos sus funcionarios: transparencia y ética en la gestión. Era uno de los funcionarios allegados al intendente, y (a Arroyo) no le tembló el pulso para decirle que debía dejar el cargo”, agregó.

El titular del comité local de la UCR, Miguel Núñez, coincidió en rescatar la decisión de echar a Guzmán. “Me parece que es una decisión acertada ante un incumplimiento de estas características. Hemos sido muy críticos de otras gestiones que apañaban a funcionarios que claramente incumplían con la ley o con deberes éticos. Arroyo actuó de acuerdo a lo que nosotros esperábamos”, señaló.

Tanto Coria como Núñez admitieron que del tema no conocen más de lo que publicó el diario y las repercusiones en el resto de los medios de la ciudad.

Consultada sobre el pedido de los bloques opositores de que el intendente lleve el caso a la Justicia, Coria se excusó: “Conozco el tema por el diario y lo que ha salido en los medios, nada más, porque tampoco he participado de ninguna reunión de gabinete sobre este tema”.

Coment� la nota