La oposición busca cerrar filas contra Macri en la Legislatura

Algunos K, más el sector de Pino Solanas y el ibarrismo, podrían juntarse en un grupo "antioficialista".
La fuerte oposición gremial y política que Mauricio Macri encontró en áreas educativas, sociales y de salud durante el año y medio que lleva de gestión, podría verse expresado en un interbloque antioficialista en la nueva composición de la Legislatura porteña, una vez que asuman en diciembre los legisladores electos días atrás. Uno de ellos, el kirchnerista y delegado gremial docente, Tito Nenna, ya adelantó a Clarín que buscarán las coincidencias con el bloque de Proyecto Sur y Pino Solanas (ocho legisladores), con el ibarrismo y con otros diputados que hoy están en monobloques pero que son opositores a Macri.

Martín Hourest, legislador aliado a Proyecto Sur, confirmó que hay conversaciones entre distintos espacios del progresismo "para enfrentar las políticas privatistas de Macri". "En base a una agenda legislativa, se hará una convocatoria al resto de los bloques", dijo Hourest.

El ibarrismo no hizo una buena elección (Aníbal Ibarra no ingresó al Congreso) pero sumó una legisladora (María Elena Naddeo) y ahora el ex jefe de gobierno contará con un bloque de 5. Desde este espacio, trascendió, se están tendiendo puentes hacia el grupo de Pino y hacia los K de Tito Nenna, para armar el gran interbloque antimacrista.

La expectativa electoral del macrismo era conseguir algún legislador más de los 26 que ya tiene, objetivo que no se cumplió. Una vez renovada la Legislatura, el oficialismo tendrá dificultades para trazar alianzas: muchas de las leyes más importantes, por un criterio de "favorecer a la gobernabilidad", fueron apoyados por el bloque del Frente para la Victoria. Pero el espacio que se reivindicaba como kirchnerista perdió siete de sus diez integrantes. De los tres que quedaron, Juan Cabandié se sumará a los kirchneristas de Tito Nenna, mientras que Diego Kravetz ¿el jefe del bloque¿ y Silvina Pedreira, no tienen un horizonte político claro (están alineados con el grupo peronista de Alberto Fernández, hoy cuestionado como jefe del PJ porteño). Así, el histórico sello del Frente para la Victoria podría desaparecer.

A los ocho de Proyecto Sur, los nuevos K y el ibarrismo, hay que agrega a los monobloques de Gabriela Cerruti (ex K) y Gonzalo Ruanova (ex ibarrista). Circunstancialmente, Raúl Fernández (ex funcionario de Ibarra y Telerman), podría votar con este espacio.

"Vamos a exigirle el triple a esta gestión mediocre", ya avisó Fernando Sánchez, el diputado nacional que deja su banca para liderar el próximo bloque de la Coalición Cívica. Con seis diputados, este espacio funcionará en interbloque (con el nombre de Acuerdo Cívico) con los dos radicales que asumirán en diciembre. Al parecer, poco puede esperar el macrismo si busca aliados en este espacio. Julián D'angelo, el único socialista que quedará (Verónica Gómez deja su banca), será tironeado por dos interbloques: el del Acuerdo Cívico y el que se estaría gestando en el elástico espacio del progresismo.

"Hay que estar muy atento porque el macrismo va a intentar apurar leyes con la actual composición legislativa y ya está negociando con los que no renuevan", advirtió el ibarrista Eduardo Epszteyn. El alerta tiene nombres: el peronista Juan Manuel Olmos y la ex K, Ivana Centanaro.

De los actuales 15 bloques, en diciembre desaparecen 5. De los nuevos, la sorpresa sigue siendo Pino Solanas: con 8, Proyecto Sur será la segunda minoría.

Comentá la nota