La oposición busca acuerdos para cambiar la Magistratura

Hay consenso para reformar el organismo pero diferencias sobre la futura composición.
En un intento de mantener la iniciativa, varios bloques opositores presentaron sus proyectos para este año y en las carpetas con las "propuestas parlamentarias 2010" se repitió una prioridad: la reforma del Consejo de la Magistratura. Los referentes del arco anti K lo anunciaron en la campaña, la ofensiva cobró fuerza en Diputados luego de que el kirchnerismo quedara en minoría en las comisiones y tomó mayor impulso aún con el sobreseimiento de Norberto Oyarbide al matrimonio Kirchner, en la causa por supuesto enriquecimiento ilícito.

Será, para los bloques de la oposición, la primera gran prueba del año luego de su "triunfo" en la sesión preparatoria que definió los cargos en la Cámara. En condiciones de superar al kirchnerismo pero con la necesidad de acordar posiciones entre sectores heterogéneos, los encargados de los acercamientos coincidieron en que las "cuestiones institucionales" son las que de entrada reúnen mayor consenso: la reforma del Consejo de la Magistratura y también dotar de autonomía al INDEC.

"Hay que terminar con el poder de veto del oficialismo", funciona como el punto en común desde el que buscarán un acuerdo sobre la manera de modificar la composición del Consejo, actualmente con cinco integrantes -sobre un total de 13- que responden al kirchnerismo. Las sesiones ordinarias se reanudarán en marzo, y hubo conversaciones para que las comisiones empiecen a funcionar en febrero, para ganar tiempo. El radical Ricardo Gil Lavedra y Marcela Rodríguez, de la Coalición Cívica, propusieron un amplio debate con organizaciones y los sectores involucrados.

Desde la UCR impulsaron, como objetivo de mínima, derogar la reforma del 2006. "Volver a la composición anterior sería un primer paso para luego analizar una modificación más profunda", aseguró el diputado Juan Pedro Tunessi. La iniciativa encontró alguna aceptación, aunque desde el PJ disidente, la Coalición Cívica, el PRO y el GEN de Margarita Stolbizer se pronunciaron a favor de una "reforma superadora".

"Sería un primer paso para que el oficialismo deje de presionar a los jueces, pero se puede buscar algo mejor. Cuando un tema es prioridad, la oposición se pone de acuerdo", confió el peronista disidente Enrique Thomas, que en julio presentó un proyecto para llevar la composición del Consejo a 19 miembros: cuatro jueces, cuatro abogados, ocho legisladores (cuatro oficialistas), dos académicos y uno del Poder Ejecutivo.

"La reforma de Néstor Kirchner dejó a todos los jueces en manos de un oficialismo que puede promoverlos y removerlos casi a su antojo. Pero ésa no puede ser la única modificación, cuyo objetivo debiera ser represtigiar a la Justicia para restaurar un clima de institucionalidad democrática", sostuvo Stolbizer, y entre otras cosas propuso reformular el jurado de enjuiciamiento. "Permitir la inclusión de las terceras minorías y reforzar la presencia de jueces, abogados y académicos aumenta los niveles de control y equilibrio. Pero la selección, sanción y remoción de jueces mostraba alarmantes falencias desde antes del 2006", dijo Laura Alonso, del PRO, con una propuesta de registrar y poner a disposición on line "todos los expedientes, reuniones y despachos de comisión".

El kirchnerismo avisó que "daremos el debate" y se prepara para defender la reforma del 2006. "Yo no le digo que no a nada, me gustaría saber de qué se trata", desafió el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Diferentes opositores analizaron la posibilidad del veto presidencial si la iniciativa prospera. "Tendría un costo político enorme", coincidieron.

Comentá la nota