La oposición avalará el Presupuesto, pero reclama al PJ que haga cambios

El cobismo y la UCR, ahora trabajando en tándem, pedirán por la coparticipación y cuestionan obras. El PD también critica.
Con críticas, la oposición le dará el aval al oficialismo para aprobar la semana que viene el Presupuesto 2009 en Diputados. Además del debate que intentarán dar radicales y cobistas sobre la coparticipación municipal (sobre lo que hoy habrá definiciones), los montos asignados a obras públicas, el pago de la antigüedad a los estatales y algunas facultades que pide el Ejecutivo son los aspectos que prometen más discusión en el recinto. La sesión está prevista para el lunes, pero el tratamiento del plan de gastos está sujeto al resultado de la votación de la ley impositiva que también se discutirá ese día.

Mientras tanto, hoy será una jornada clave para el primer cambio que intentará hacer un sector de la oposición al proyecto del oficialismo. Como informó Los Andes el miércoles pasado, radicales y cobistas de Confe (que avanzan en su reconciliación con vistas a un posterior acuerdo para las próximas elecciones) pretenden modificar la ley de coparticipación municipal y generar, de este modo, una mejor distribución de los ingresos que llegan a las comunas.

Por eso, durante el día habrá varias reuniones, y se baraja la posibilidad de postular la inclusión de un artículo dentro del mismo proyecto de ley de presupuesto que apunte a cambiar la norma que estableció la coparticipación. Los intendentes radicales y cobistas tendrán un papel protagónico y se encontrarán con sus respectivos bloques durante la mañana para compartir opiniones y empezar el anunciado trabajo conjunto de ambos partidos en la Legislatura.

El dilema de las obras

Pero además de esta propuesta, desde la oposición surgieron otros cuestionamientos a la pauta de gastos. El cobismo criticó que el artículo 29 no incluyera el Fondo de Infraestructura Municipal (que son recursos que reciben los municipios para hacer obras) en el listado de los gastos por si hay mayor recaudación. "Nosotros lo hemos pedido, pero el oficialismo se negó", dijo el jefe de la bancada del Confe, Andrés Marín.

El radical Daniel Vilches agregó que muchas obras que están en el presupuesto tienen los precios "inflados". El legislador explicó: "Hay obras que incluyen el financiamiento para 2009, 2010 y 2011. Nosotros queremos saber cuánto se van a gastar efectivamente este año".

El PD cuestionó que el Ejecutivo no explicitó cuánto es el financiamiento para las obras que llega de la Nación. "El artículo 136 pide que se faculte al Ejecutivo a realizar modificaciones presupuestarias en el Ministerio de Infraestructura a medida que ingresen los fondos enviados por el Gobierno nacional, pero no indica cuánto es el dinero que Casa Rosada para obras", expresó el presidente de la bancada demócrata, Alberto Sánchez.

Vilches sumó, además, que en el artículo 33, que establece el fondo para pavimentación, debería agregarse una cláusula que indique que "los municipios deberán usarlo sólo para hacer obras de pavimentación que serán acordadas con el Ministerio de Infraestructura" para evitar que ese dinero (que surge de un porcentaje de lo recaudado por los boletos de colectivo) "se use para cualquier tipo de obra" en vez de utilizarlo para pavimentar calles usadas por el servicio de transporte público de pasajeros.

Facultades extraordinarias

El pedido de facultades para reasignar partidas entre reparticiones por parte del Ejecutivo también es discutida por la oposición. El PD criticó el artículo 10 de la norma que establece que la Legislatura tendrá sólo 10 días corridos para expedirse sobre las reasignaciones de partidas que haga el Ejecutivo, de lo contrario, quedará firme el decreto que establezca los cambios de destino del dinero. "Para eso, que el Ejecutivo no lo envíe a la Legislatura porque no alcanzaremos a cumplir los tiempos que piden", aseguró Sánchez.

El cobismo sumó otra crítica al polémico artículo: "Las reasignaciones por menos de 400 mil pesos no serán sometidas al aval legislativo. Evidentemente el Ejecutivo ha tomado esa decisión para manejar discrecionalmente el dinero", dijo Marín.

Se trata de un histórica disputa que se genera entre el Ejecutivo y el Poder Legislativo, ya que el primero pide facultades que le corresponden al segundo. La misma situación se genera en la Nación con los polémicos superpoderes que tiene el jefe de Gabinete.

En tanto, el artículo 64, que establece el pago de la antigüedad a los estatales que les adeuda el Estado hace más de diez años, es objetada por el radicalismo. "El oficialismo está pidiendo que lo habilitemos a pagar un convenio y no nos dice por cuánto, por lo tanto, nos pide un cheque en blanco.

Sería más conveniente que mandara una ley posterior a la Legislatura que estableciera cuáles son los montos que les corresponden a los estatales", concluyó Vilches. El Gobierno y los gremios estatales aún no han llegado a un acuerdo sobre el monto que corresponde por el ítem antigüedad.

Comentá la nota