La oposición amenaza con reflotar la autoconvocatoria

La oposición amenaza con reflotar la autoconvocatoria
Le dio plazo a CFK hasta el miércoles. Si no llama a sesiones irían por la autoconvocatoria. La centroizquierda puso condiciones para sumarse: debatir la legitimidad de la deuda
Los principales bloques de la oposición en la Cámara de Diputados decidieron ayer reflotar la amenaza de autoconvocarse para rechazar los últimos Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) si la presidenta Cristina Fernández de Kirchner continúa en su postura de no llamar a sesiones extraordinarias en el Congreso antes de marzo. Representantes de los bloques de la UCR, la Coalición Cívica-ARI, el PRO y el Peronismo disidente así lo advirtieron y pusieron plazo hasta el miércoles próximo para recibir la respuesta de la mandataria. Sin embargo, su intención de conformar quórum propio podría verse comprometida, ya que los once diputados de centroizquierda cercanos a Fernando "Pino" Solanas pusieron condiciones para sumarse a la iniciativa.

"Hemos firmado una carta dirigida a la Presidenta solicitándole que convoque a sesiones extraordinarias. Si así no fuere, el miércoles nos reuniremos para fijar los mecanismos de autoconvocatoria institucionales", sostuvo el radical Rubén Lanceta. La misiva a la mandataria fue remitida a través del presidente de la Cámara, Eduardo Fellner, quien había convocado a los bloques opositores a una charla informal que ayer suspendió indefinidamente.

La intención de los opositores de dialogar con Fellner respondía a los inconvenientes institucionales que, según algunos, planteaba la idea de la autoconvocatoria. Ayer, sin embargo, los bloques antikirchneristas encontraron un nuevo argumento para respaldar su idea. "Creemos que el Congreso ya está convocado. En el momento en que la Presidenta firma un DNU activa el trámite parlamentario. La sesión está automáticamente convocada desde la fecha del primer DNU, el 14 de diciembre. La emisión de un decreto en tiempos de receso abre ese camino", aseguró la cívica Patricia Bullrich. Basó su interpretación en la ley que reglamenta el control de los DNU, que reza que las Cámaras se abocarán a su "expreso e inmediato tratamiento". Lanceta subrayó además: "Nos convocaríamos para tratar una resolución, no una ley", marcando una diferencia en apariencia nimia, pero que puede terminar significando la validez o no de la eventual convocatoria.

Anoche, todo parecía indicar que la respuesta del Gobierno a la carta será otra vez negativa. Lo anticiparon este martes los jefes de los bloques legislativos del kirchnerismo, Agustín Rossi y Miguel Pichetto, y pareció ratificarlo Fellner al bajar el encuentro con la oposición. En ese caso, la posibilidad que explora el arco antikirchnerista gira en torno de lograr sentar 129 diputados en sus bancas para demostrar poder de fuego y reclamarle, entonces sí, una sesión al oficialismo. Lanceta estimó que en esa iniciativa contarían con los diputados cercanos a "Pino" Solanas porque, aunque tienen posiciones distintas, "no son contradictorias".

No fue sin embargo lo que consideraron el diputado por la Ciudad de Buenos Aires y su decena de aliados en la conferencia de prensa que dieron en el Congreso inmediatamente después de la de sus colegas. "No vamos a participar de ninguna autoconvocatoria a ninguna sesión que no incluya la investigación de la deuda", aseguró Solanas. El legislador y cineasta consideró, en ese sentido, que "es un escándalo que la dirigencia argentina y el Congreso Nacional no abran la investigación de la deuda".

Por ello, el espacio que integra junto a Claudio Lozano y Miguel Bonasso, entre otros, puso como condición insalvable para sumarse a cualquier iniciativa opositora el compromiso de discutir en el Congreso la constitución de una comisión bicameral de investigación de la deuda que consideran ilegítima y la creación de un fondo de desarrollo financiado con las reservas del Banco Central para solventar inversiones en infraestructura de transporte y energética y en modernización productiva.

"La oposición conservadora y consentida en este culebrón estival confronta pero coincide con el Gobierno en lo esencial. Discuten cómo se administra el pago sin discutir la validez de la deuda", apuntó Lozano, quien consideró que para solucionar la crisis "el Gobierno debe revisar lo planteado, llamar a extraordinarias, discutir la legitimidad de la deuda y la necesaria revisión de la Carta Orgánica del Banco Central". Y aprovechó esa mención para aclarar además: "No vamos a detenernos ni un segundo en defender a Martín Redrado, quien jamás debió presidir el Banco Central".

Comentá la nota