La oposición al MPN ajusta los mecanismos de control

Presentaron un proyecto en la Legislatura neuquina diputados de la Concertación. Incluye a este tipo de fondos públicos en el control de gastos e inversiones del Estado, algo que se imponía para preservar la sanidad del sistema.

La oposición al Movimiento Popular Neuquino parece despertar temprano en el año electoral, y se despachó con un proyecto de rigurosa actualidad –a nivel nacional sería muy necesario- que pretende el control de los fondos fiduciarios creados o por crear en la provincia.

El fondo fiduciario es una figura legal que permite al Estado acumular dinero en una cuenta para luego utilizarla en inversiones públicas. Su costado flaco es precisamente el control, mucho más liviano que en cualquier otra forma estatal de asignación de inversiones y gastos.

Lo concreto es que los diputados del bloque de la Concertación presentaron un proyecto de ley que apunta a generar un sistema que regule la afectación, uso y rendición de cuentas de los fondos fiduciarios que estén parcial o mayoritariamente constituidos por recursos públicos.

La iniciativa consta de 19 artículos y propone que los fideicomisos públicos se encuadren en los mecanismos de control previstos por la auditoría interna permanente de la Contaduría General de la Provincia y el control externo del Tribunal de Cuentas, establecido por la ley 2141 de Administración Financiera y Control y sus modificatorias.

En su articulado plantea que los fideicomisos deben reflejar en el Presupuesto General los flujos financieros y su correspondiente uso; la inclusión de las cuentas en el Plan de Cuentas; las ejecuciones y rendiciones anuales sujetas a la ley 2141; la planificación anual y los proyectos o programas a financiar; una proyección del esquema ahorro – inversión y el financiamiento de los fideicomisos. Por otro lado, agrega que el fiduciario deberá llevar contabilidad separada de cada fondo fiduciario debiendo elaborar anualmente los Estados Contables de los fideicomisos.

A la vez, define a los fideicomisos públicos como “bienes de dominio público o privado del Estado” que deben ser creados a través de una ley específica en la que se justifique el motivo del programa o proyecto que se financiará con dichos fondos. Aclara que las iniciativas deben estar destinadas al desarrollo productivo, económico y social de la provincia.

El proyecto ingresó la Cámara con las firmas de los diputados Cecilia Bianchi; Eduardo Benítez; Juan Oltolina; Gastón Contardi; José Luis Sáez y Ariel Kogan.

Comentá la nota