La oposición se adjudicó el anuncio

"Le cambiamos la agenda", dijo el radical Morales. Sin embargo, los opositores cuestionaron varios puntos de la medida anunciada por la Presidenta. Adelantaron que presentarán una propuesta contra "el clientelismo".
El martes, el núcleo duro de la oposición rechazó la reforma política anunciada por Cristina Fernández por considerar, entre otras cosas, que eran prioritarios los temas sociales, como la necesidad de una asignación universal por hijo. Ayer, luego de que la Presidenta decretara el otorgamiento de 180 pesos por hijo para los padres desocupados y trabajadores en negro, las fuerzas opositoras se atribuyeron la responsabilidad del anuncio. "Hemos logrado cambiarle la agenda", se ufanó el titular de la UCR, Gerardo Morales. Con él coincidieron la Coalición Cívica, el PRO y el peronismo disidente, entre otros. También cuestionaron el anuncio Proyecto Sur de Pino Solanas y los partidos de izquierda. Entre los puntos más criticados se encuentra que el subsidio se financie con fondos de la Anses y que la medida no será tratada por el Congreso. El martes próximo todos los bloques opositores tratarán de unificar criterios y adelantaron que incluirán su propuesta en el primer artículo de su dictamen sobre reforma política.

"Creo que es un día de alegría para todos los argentinos, porque la Presidenta, y sobre todo quien manda, Néstor Kirchner, han cedido a las demandas", dijo Carrió con ironía. En la conferencia de prensa de la CC, Lilita denunció un acuerdo entre el Gobierno y "el peor sindicalista de la Argentina", Hugo Moyano, para "controlar también a los que no son trabajadores". Según su visión, ante la presión de la Iglesia y la oposición, el kirchnerismo tuvo "que correr a traer el proyecto de Héctor Recalde", el diputado y abogado asesor de la CGT.

Además, la líder de la CC consideró "perverso hacerles pagar a los jubilados para darles a los pobres" en relación con que la Anses financiará la asignación. "Esto no es justicia social, que en el país paguen impuestos los que no pagan, como los sectores financieros", remató. Sostuvo que el Gobierno no grava la renta financiera, porque "ellos y sus amigos tienen negocios con los bonos".

Para Morales, socio de la chaqueña en el Acuerdo Cívico, "el sistema establecido por decreto mantiene la focalización de los planes sociales, aun cuando se pretenda titularlo con la palabra universalización". El senador también se refirió al abrazo de la líder de la organización social Túpac Amaru, Milagro Sala, y Cristina Fernández, luego del anuncio en el Salón de la Mujer: "Sin dudas, el kirchnerismo está avalando la violencia".

La UCR y la CC habían consensuado el martes con el Partido Socialista un proyecto unificado e iniciaron conversaciones con otros sectores de la oposición para sumarlos. Después del anuncio, la titular de la bancada socialista en diputados, Silvia Augsburger, coincidió con sus socios y le dijo a Página/12 que insistirán en que se trate en el Congreso para asegurar que el derecho de la asignación no dependa del Ejecutivo de turno.

El presidente del bloque de diputados del macrismo, Federico Pinedo, adelantó que junto con Morales, Carrió y Solá, entre otros, acordaron que el primer artículo de su propuesta de reforma política "estará destinado a terminar con el clientelismo e impedir que el Ejecutivo utilice a los pobres a través de la dádiva, el punterismo y los planes sociales". Desde Unión-PRO, además, apuntaron lateralmente a la líder de la organización Túpac Amaru, Milagro Sala, presente en el acto: "Proponemos que en lugar de destinar fondos a mantener el ejército de piqueteros K, esa plata sea destinada a los chicos pobres", soltó el diputado Esteban Bullrich. Para Paula Bertol, del PRO, fue la oposición la que puso en la agenda "un tema de interés de la población".

Menos determinante, Solá sostuvo que la implementación del subsidio "muestra un cambio de actitud del Gobierno, que ya no niega que la pobreza hoy es un problema muy grave". Sin embargo, cuestionó que "la medida no excluye el filtro por el que pasan todas las medidas del Estado, que es el de la relación clientelar". Según el ex gobernador bonaerense "no se garantiza que se vaya a terminar con esa concepción de mantener a los pobres como rehenes".

"Se trata de un nuevo plan que se agrega a los ya existentes. Que no es universal y que tiene un financiamiento absolutamente regresivo", aseguró el diputado Claudio Lozano, integrante de Proyecto Sur. Por su parte, la titular del GEN, Margarita Stolbizer, coincidió en que el Gobierno quiere "salvarse con la plata de los jubilados" y agregó que también "renuncia a tocar los intereses y riquezas de los sectores más concentrados de la economía argentina". Para la diputada electa del ACyS, el ingreso universal debe financiarse con los recursos de la explotación minera y la renta del juego". Desde la izquierda, la dirigente Vilma Ripoll cuestionó que "este gobierno destina 27.000 millones de pesos a la deuda externa mientras para los pibes más pobres apenas reparte limosnas".

Comentá la nota