Oportunista para algunos y pacificador para otros.

No es fácil armar un rompecabezas con la historia política de Julio Cobos.La forma en la que votó el 17 de julio de 2008 lo convirtió en "traidor" para algunos y en un "pacificador" para otros. Pero es innegable que fue la catapulta de su figura como referente nacional.
Para el senador Ernesto Sanz (UCR), la votación en el Senado significó una bisagra en la historia política reciente, especialmente para el kirchnerismo. "Después de la votación nada fue igual. El Gobierno no supo interpretar eso e hizo todo mal; no aceptó que alguien le pusiera la mano en el pecho para poner freno a su modelo.Por eso al país le fue muy mal desde entonces", dijo Sanz.

El radical aseguró que si la resolución 125/08 hubiera sido aprobada, todo sería peor."Había una conmoción social muy grande. Si la votación hubiera sido otra, el país hubiera sido un caos. A mí no me cabe duda de que el voto de Cobos pacificó al país", aseguró y reconoció que la situación le dio aire a la oposición.

"A nosotros nos hizo revivir.Alrededor de la protesta del campo se reorganizó la oposición y se empezó a gestar lo que pasó finalmente el 28 de junio, cuando la gente buscó un cambio".

Para los dirigentes afines al Gobierno nacional el escenario es distinto.Jorge "Pampa" Alvaro, diputado nacional y allegado al kirchnerismo, cree que la votación del 17 de julio de 2008 "retrasó las soluciones para el sector agropecuario". "Habían muchos temas que se hubieran solucionado de inmediato y todavía no se discuten. Predominó la búsqueda de una derrota política del Gobierno que una solución para el sector", aseguró Alvaro.

Según la visión del legislador, el voto de Cobos "no fue pacificador". "Era un conflicto en el que elGobierno y el sector de la protesta estaban agotados y se iba a terminar. Lo único que logró esa votación fue debilitar alGobierno", aseguró.

Sobre el Vicepresidente, Alvaro cree que sólo aprovechó una oportunidad para posicionarse. "Cobos se había quedado sin estrategia y con el conflicto del campo encontró su lugar. Vio terreno favorable y se metió, lo que se llama oportunismo. Eso demostró la falta de raíz política de Cobos, algo que para algunos es despreciable", aseguró.

Comentá la nota