Una oportunidad para que Hillary salga de las sombras

Dará hoy un discurso, en medio de rumores de diferencias con Obama sobre política exterior
WASHINGTON (De nuestra corresponsal).- En medio de rumores sobre supuestas diferencias y matices de criterio en materia de política exterior, se espera hoy con gran expectativa un importante discurso en el que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, expondrá la agenda venidera y el rumbo que seguirá Estados Unidos en sus relaciones con el mundo.

Muchos ven en esa decisión de la ex primera dama un primer gesto de autoafirmación tras haber permanecido estos primeros cinco meses "a la sombra" del presidente Barack Obama. Y ausente de sus últimas giras internacionales, como las que el mandatario demócrata acaba de culminar por Rusia y Egipto.

Paradójicamente, uno de los terrenos en los que se mencionan los casos más concretos de discrepancia es en lo referido a América latina, particularmente en el papel de Washington tras el reciente golpe de Estado en Honduras, así como en la relación con el gobierno de Hugo Chávez y sus países amigos.

En la Casa Blanca se afirma que no hay tal divergencia. Y que los rumores no son más que conjeturas. "No hay nada de ello. Si hasta ahora la señora Clinton eligió el bajo perfil es porque así lo ha querido ella", afirman los asesores del presidente Obama.

Colaboradores -y simpatizantes- de Hillary, en cambio, definen el discurso pautado para hoy en el Consejo de Relaciones Exteriores como un gesto de afirmación personal y de firme decisión en cuanto a llevar adelante una agenda de política exterior definida.

Y, en el medio, están quienes afirman que -sin entrar en contradicción con ninguna de las dos hipótesis- el discurso de hoy de la secretaria de Estado servirá para terminar con los rumores. Y poner las cosas en claro.

"Creo que una de las cosas que hará será colocar en marco la política exterior y diferenciarla de la seguida por el anterior gobierno de George W. Bush", matizó James Goldgeier, profesor en la Universidad George Washington y analista de relaciones internacionales.

En los últimos días, el debate sobre la posición de Hillary en el gobierno de Obama ha tomado estado público. "Es una pena que una mujer brillante como ella esté a la sombra, casi como una mujer con una burka", dijo en su sitio en Internet la célebre columnista y escritora Tina Brown, conocida por su desparpajo.

"La verdad es que Obama tiene un verdadero lujo al contarla en su equipo de gobierno. El tiene mucha suerte", añadió, en un tácito reproche por mantenerla "a la sombra" y dejar que haga "el trabajo duro".

Los matices

Hay quienes, en los últimos días, observaron matices entre Hillary y Obama en el tratamiento de la crisis de Honduras y en la relación con Chávez.

"Fue evidente que ella actuó con mucha más cautela, mientras que el presidente se apresuró a reclamar que [el derrocado Manuel] Zelaya sea restituido en el poder", dijo a LA NACION un analista del opositor Partido Republicano.

Muchos no pasaron por alto el hecho de que, tras su entrevista con Zelaya, Hillary concedió un reportaje a Globovisión, la cadena venezolana varias veces amenazada de cierre por Chávez, molesto por el tono crítico hacia su gobierno.

En esa entrevista con la cadena crítica del chavismo, Hillary expresó que el gobierno de Obama considera "necesario que haya un diálogo entre los Estados Unidos y Venezuela en una serie de cuestiones".

Pero también apuntó que parte de lo que espera ver el gobierno de Obama en los próximos meses en Venezuela es el reconocimiento de que se puede ser un líder muy fuerte y tener opiniones muy claras "sin tratar de tomar demasiado poder y tratar de silenciar a todos sus críticos".

"No queremos interferencia con los asuntos internos de otros países. Sí queremos ver una vibrante democracia que refleje lo mejor que los países tienen que ofrecer", subrayó. Sus conceptos generaron una dura reacción de Chávez, quien deploró las declaraciones de la funcionaria.La cancillería venezolana incluso calificó de "agresiva" la actitud de la secretaria de Estado.

Fuentes locales aseguran que Hillary es de la idea de que se debe actuar con más firmeza frente a quienes tienen conductas atentatorias contra la democracia.

En el discurso de hoy se espera que haga un amplio repaso de lo actuado en materia de política exterior en los primeros meses del gobierno de Obama, desde las relaciones con Cuba hasta la situación en Irán. Y que trace líneas directrices para el futuro.

Comentá la nota