La oportunidad de discutir los temas que preocupan a la sociedad está en el debate

Por Gustavo Sylvestre.

La campaña política para las elecciones legislativas del próximo 28 de junio se ha vuelto a convertir en un ring de cruces sin sentido entre los candidatos. La política ha vuelto a judicializarse y las propuestas, de cara a la sociedad, están ausentes.

Una vez más el ciudadano se encuentra desorientado frente a candidatos que eluden los debates serios de propuestas y prefieren los insultos, la vuelta al pasado, a eslóganes de otras épocas, o a rencillas domésticas de sus partidos, que los alejan de los problemas reales de la gente.

La presente campaña se ha ido, o buena parte de ella, en la discusión de las candidaturas testimoniales que la Justicia ha avalado.

Más allá del chasco que significa para el ciudadano votar a candidatos que no se sabe qué rol ocuparán en el futuro –como el caso del jefe de Gabinete, Sergio Massa, que es intendente con licencia, candidato a diputado nacional e integrante del gobierno nacional–, hay que decir que desde la política nada se ha hecho, por parte de ninguna fuerza, para evitar que estos bochornos institucionales sigan ocurriendo en el país, tal vez porque todos, o casi todos, en algún momento han tenido experiencias similares o las tendrán en el futuro.

La Corte ya ha mandado a avisar que no es un almacén de ramos generales y que no va a solucionar temas políticos, que la política no ha sabido o no ha querido resolver.

Hay molestia entre algunos integrantes del Alto Tribunal porque sienten que se los pone entre la "espada y la pared" y les exigen resolver un tema que, consideran, no es justo tratarlo en este momento. Igualmente, solo en caso que la Cámara Nacional Electoral acepte el recurso extraordinario elevado por el Acuerdo Cívico y Social, el caso llegará a la Corte. Si la Cámara lo rechaza, allí quedará.

En las últimas horas, los asesores jurídicos del Acuerdo Cívico y Social han aconsejado a Elisa Carrió y a Gerardo Morales que bajen los decibeles en sus ataques a la Corte y preserven la institucionalidad del Alto Tribunal porque, en definitiva, consideran que, en el fondo, los supremos algo de razón tienen.

El Acuerdo Cívico y Social en realidad busca una fórmula que le otorgue la posibilidad de seguir manteniendo la polémica de las testimoniales en alto, sin que se convierta en el tema central de su campaña, y que sirva para futuras elecciones.

La agenda real

Hasta el momento el único debate que se concretará en un canal de televisión será el correspondiente a los candidatos de la Capital Federal.

El 17 de junio, los candidatos del Pro, Gabriela Michetti; del Acuerdo Cívico y Social, Alfonso Prat Gay; del oficialismo, Carlos Heller y de Proyecto Sur, Fernando Pino Solanas, debatirán en el programa A Dos Voces del canal de cable Todo Noticias, sobre tres temas propuestos y consensuados con la producción del ciclo: modelo nacional, modelo de ciudad e inseguridad.

Será esta, tal vez, la única posibilidad de ver a los candidatos a diputados nacionales hablar de los temas que preocupan a la gente.

La inseguridad sigue figurando al tope de la inquietud ciudadana y, según el ex presidente Néstor Kirchner, en las próximas elecciones está en juego el modelo económico puesto en marcha por su administración, en 2003. Ese también será uno de los puntos del debate.

Desde 1996, A Dos Voces viene realizando todos los debates en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires y también es escenario del cara a cara entre de los candidatos de la provincia de Buenos Aires.

En 1999 se estuvo a punto de concretar el único debate presidencial, cuando los entonces candidatos Eduardo Duhalde y Fernando de la Rúa se comprometieron y firmaron un acuerdo para discutir sobre temas nacionales. Pero a último momento, y amparándose en las encuestas que lo daban ganador, De la Rúa no cumplió el acuerdo y el debate se frustró.

En cambio, siempre accedieron a la invitación los candidatos a jefes de Gobierno en la ciudad y los candidatos a diputados nacionales.

En la provincia de Buenos Aires, por el momento, tampoco habrá debate.

Si bien los candidatos de Unión–Pro, Francisco de Narváez, y del Acuerdo Cívico y Social, Margarita Stolbizer, aceptaron la invitación de A Dos Voces, Kirchner aún no respondió. Raro, teniendo en cuenta que es el ex Presidente el que viene insistiendo en que la oposición no tiene propuestas y que no debate el modelo de país que quieren. La oportunidad está en el debate que el oficialismo, hasta el momento, rehuye.

Comentá la nota