Oporto quiere más horas de clases y computadoras para los docentes

El titular de la cartera educativa bonaerense expresó sus anhelos para los próximos años de gestión y reflexionó sobre el papel de los alumnos y docentes.
Llegar a 900 horas anuales de clases, tener aulas equipadas con tecnología, entregar notebooks a docentes capacitados y hacer hincapié en la enseñanza de la lengua y la escritura, son algunos de los objetivos de las autoridades de la cartera educativa provincial para este año. Así lo aseguró su titular, Mario Oporto, quien está expectante por las repercusiones que tendrá la implementación de la nueva secundaria obligatoria de seis años, pero ya piensa en otras acciones que quiere llevar a cabo en lo que le resta de gestión. En diálogo con LA CAPITAL, el director de Cultura y Educación se refirió también a la responsabilidad de los docentes y alumnos y llamó a "incentivar la cultura del trabajo".

-Se estuvo reuniendo con referentes de educación de la zona, ¿se están preparando para marzo?

-Sí, estamos trabajando en eso. Estoy haciendo reuniones regionales y esta semana la hicimos en la región de Zárate y en Mar del Plata porque son ciudades muy importantes que involucran muchos servicios. Siempre es bueno poder escuchar a los consejeros escolares, a los inspectores regionales y ver las situaciones más urgentes. Eso me hace bien, me enriquece y me ayuda a tomar decisiones sobre las urgencias y resolver los problemas que hay. Este año creo que va a ser bueno, pero entiendo que la mejora económica general se va a ver después del primer trimestre, entonces enero, febrero y marzo quiero estar muy atento porque como vamos a tener todavía cierta restricción, quiero hacer las inversiones más urgentes primero.

-Este año tienen el desafío de la implementación de la nueva secundaria. ¿Cómo se preparan con este tema?

-Estamos muy expectantes, sabemos que vamos a tener problemas, pero son los propios de las transformaciones importantes. Para no tener problemas uno se queda haciendo siempre lo mismo. El crecimiento de matrícula escolar en secundaria y la asignación familiar por hijo que ha dado el Gobierno Nacional para mí son grandes hechos revolucionarios, porque van a tener como contrapartida la escolaridad que genera para el área de educación una responsabilidad muy grande. Así que seguramente que más allá de las urgencias y de alguna obra que esté retrasada o parada, el eje fundamental es hablar de jardines de infantes y de educación secundaria.

Lo que se viene

-¿Y qué proyectos está pensando implementar en el futuro en el área educativa?

-Yo pienso que tenemos que tener a todos los alumnos de 3, 4 y 5 años del nivel inicial dentro del aula y ese es un objetivo que tenemos muy cerca, por eso me interesa trabajar mucho en este tipo de ciudades donde este objetivo es posible. Nos va a quedar después un grupo de 10 ó 12 distritos del Conurbano que están más difíciles para implementar el tema, pero para el 10 de febrero tengo una reunión con el Banco Mundial, a cuyos integrantes quiero proponerles un crédito para 500 jardines y así completar toda la matrícula. Y creo que el próximo camino es la extensión horaria. A esto lo venimos haciendo con distintas alternativas, no tenemos un solo modelo. A los centros de orientación complementaria los hemos puesto y seguiremos haciéndolo, con el énfasis de la extensión horaria y el refuerzo de la lectura y escritura. Primaria tiene 4 horas de clases formales. Si les restamos lo que se pierde hasta ingresar al aula, las materias especiales, etc., entonces creemos que 180 días de clases por 4 horas son 720 días de clases, así que vamos a proponer que los chicos tengan entre 900 y 1000 horas. Sé que es una gran inversión, pero está escrito en leyes y tenemos que ver cómo se puede llevar a cabo. Por otro lado estoy pensando y estoy cerca, de la alfabetización digital. A mí me importa mucho que los chicos en el primer ciclo aprendan a leer y a escribir en su lengua nativa. Un gran acontecimiento mundial ha ocurrido estos días que es la nueva gramática española. Creo que tiene que ser nuestro gran manual de trabajo en toda la escuela, no sólo en lengua, sino también en el resto de las materias. El aprender a leer y escribir es muy importante, nos ayuda a pensar, hablar e interpretar. Parece que esa tarea de aprender bien la lengua nativa es prioritaria. Después uno puede incorporar una segunda lengua que para nosotros es el inglés. Este año vamos a cubrir todos los cargos que faltan para que el 100% de los alumnos de la provincia, a partir de 4º grado de la primaria, tengan este idioma. Y después apunto al tercer lenguaje que es el de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Este año vamos a ejecutar el crédito del BID de 43 millones de dólares, estamos licitando las primeras 1200 escuelas y en los años que nos quedan buscamos llegar a las 4500 edificios que equivalen a unos 6000 escuelas. Es una cosa que ya empezamos a hacer porque ya están informatizados los institutos superiores, pero falta. Aparte apuntamos, a partir de la segunda mitad de este año, a poder empezar a entregar una notebook a cada docente que acredite su capacitación digital. Queremos a las escuelas conectadas en internet y no queremos que aprendan informática sino que utilicen la tecnología para aprender geografía, biología y las materias. Esto es fundamental decirlo porque nosotros queremos que esto sea un instrumento para mejorar el aprendizaje general. Por supuesto que también trabajaremos en otro tema que iniciamos, que es la vinculación de la educación con la producción y el trabajo. Vamos a seguir con las mejoras en las escuelas técnicas y agrarias. Pero hemos logrado que en el marco del Consejo Federal que haya un plan de mejoras para las escuelas secundarias porque no sólo las técnicas y agrarias tienen que tener herramientas, sino todos. El gran sueño es que todos los chicos de 13 a 18 años vayan a la escuela lo hagan el tiempo suficiente, que sus aprendizajes sean sólidos. Para lograr esos objetivos hay que apuntar a otros más cotidianos como la continuidad de las clases. Creemos que hay avanzar en bajar el ausentismo.

Docentes y disciplina

-Se empezó el año pasado el nuevo control de los pedidos de carpetas médicas de los docentes ¿cómo está el tema?

-Empezamos los primeros días de octubre con este nuevos sistema, y en ese tiempo tuvimos cifras impactantes en la baja de pedidos de licencia. Pero este año vamos a ver los verdades resultados. Pero me interesa más que nada porque todo el mundo tiene derecho a pedir licencia, que se cree la cultura a la continuidad de trabajo que tiene como objetivo que el alumno sienta que su obligación es ir a la escuela y llegar a horario. Ahora los adultos tenemos que promover con el ejemplo. Porque a veces los chicos piensan que el número de faltas que se pueden tener para no quedar libres es una meta a alcanzar. Las licencias y las faltas son para casos extraordinarios, no provocados. Eso es una cultura del trabajo que me parece hay que afianzar más. Porque cuando hablamos de la relación entre educación y trabajo casi siempre pensamos en tornos, y la verdad es que el mejor aprendizaje para entrar al mundo del trabajo es no faltar, no llegar tarde, trabajar en equipo, ser solidario. Si uno tiene esas características de responsabilidad y disciplina, las técnicas se aprenden en cualquier trabajo. Esa es una tarea donde el primer responsable es el gobierno, que tiene que generar las condiciones materiales, después vienen los adultos, los docentes y los chicos. Y yo también creo que esta escuela tiene que ser muy rigurosa y exigente porque el chico no abandona cuando se le exige, sino cuando se lo abandona y se es negligente con él o cuando se da cuenta de que al adulto le importa poco.

-¿Para ello habría que cambiar quizás las metodologías que se utilizan ahora como los códigos de convivencia o pasa por otro lado?

-No, creo que pasa sobre todo por amar a los chicos, apostar a ellos, que un joven no sea un sospechoso, sino saber que siempre puede aprender y que uno como docente tiene que agotar todas las estrategias para lograrlo. Para ello tiene que haber docentes muy respaldados. Yo creo muy fuertemente en la enseñanza y aprovecho a decir que mientras yo sea ministro a ningún docente se le va a obligar a poner ninguna nota a un alumno, ni se le va a prohibir poner una sanción. El docente tiene que tener autoridad en su clase y si no la cumplen, hay mecanismos disciplinarios y administrativos para control. Pero al docente hay que darle autoridad, basado en la responsabilidad y confianza. Por otro lado también el docente necesita el apoyo del Estado y de la ayuda de la familia. La verdad es que los chicos necesitan que el gobierno, familia y docentes estén juntos para que ellos aprendan. Es muy difícil ser docente en esta sociedad, por eso tenemos que darle todo el apoyo fundamentalmente en la secundaria donde tendremos más chicos.

Comentá la nota